Comenzó el mes de la primavera: expertos anticipan cómo será el tiempo en septiembre

Arranca septiembre, el mes de la primavera, una estación en la que todo tiende a florecer. Más allá del cambio de estaciones cada tres meses los días 21 de septiembre, diciembre, marzo y junio, la meteorología marca el recambio el primer día de cada uno de esos meses. Es por eso que este jueves, primero de septiembre, comienza una nueva temporada. ¿Cómo será? A tener en cuenta: estará acompañada por la Niña por tercer año consecutivo y esto implicará la continuidad de la sequía que podría incluso continuar durante el verano. Tampoco será casualidad que vuelva a caer granizo sin llover, como ocurrió en el mediodía del martes producto del intercambio de masas de aire.

Anuncio

Especialistas consultados por La redaccion recomendaron estar atentos a los incendios forestales que vienen registrándose constantemente en las islas del Delta ante la abundante presencia de biomasa y la ausencia de cortafuegos naturales (lluvias, bañados, ríos o lagunas). Pidieron además utilizar de manera razonable el suministro de agua potable, dado que la sequía también afecta a los principales ríos afluentes al Paraná y, por consiguiente, provocará una baja en el caudal como años anteriores.

“Después de un agosto donde la sequía fue un factor determinante, entraremos en una Niña por tercer año consecutivo. Y si bien será una Niña débil, nos afectará con precipitaciones por debajo de lo esperado y temperaturas un poco más altas de lo esperado, con un caudal del río que también va a presentar una altura inferior por debajo de los 2,50 metros”, precisó el meteorólogo Jorge Giometti, desde el Centro de Monitoreo Meteorológico y Climático (SAT) respecto al panorama que se avecina de cara al último trimestre del año y el inicio de la primeravera. Aclaró que “habrá presencia de tormentas de variada intensidad porque estamos en una zona de intercambio de aire cálido y frío como se está dando en el país”.

Niña por tercera vez

En la misma línea, los especialistas Vanesa Balchunas y Jorge Fusco aseguraron que “para la región se esperan pocas lluvias, continuando baja la influencia de la Niña que seguirá por lo menos hasta fin de año”, de modo que el déficit hídrico será una constante. Y las temperaturas “estarán en niveles normales, incluso un poco superiores” aunque también “habrá irrupciones de aire frío que seguirán dejando condiciones invernales incluso con la formación de heladas”.

“El Niño oscilación Sur (Niña) tiene incidencia en las precipitaciones y las corrientes de vientos que van a llegar hacia octubre y noviembre, lo cual incidirá sobre el patrón de lluvias. Hasta ahora se mantiene inferior al normal y veremos si nos entrega, al menos, un mes de precipitaciones antes de ingresar al verano, dado que de no cambiar las condiciones, se avizora una temporada seca”, agregó, por su parte, Balchunas.

“Otro punto a remarcar es que con el aumento de las temperaturas también hay probabilidad de la formación de tormentas convectivas que en esta época del año comienzan a ser más frecuentes, incluso con la caída de granizo”, apuntaron. Y destacaron en particular lo que ocurrió el pasado martes, cuando granizó en horas del mediodía y hasta en algunos puntos de la ciudad el cielo estaba despejado.

A la hora de explicar el fenómeno del granizo, Balchunas comentó que normalmente, tanto en otoño como en primavera, comienzan a darse episodios parecidos como la lluvia inesperada del día martes.

“Generalmente, cuando ingresa aire frío sobre una superficie muy húmeda y cálida, se dan estos fenómenos que suelen llamarse chaparrones de frío. Es decir, la atmósfera permite que algunas precipiten y arrojen precipitaciones aisladas, de cortos períodos. En otros casos, en cambio, al ser muy fría la masa de aire como la que ingresó y con mucha humedad en el ambiente, se dio esa granizada de pequeños tamaños que no revestían carácter de peligrosidad”, precisó la meteoróloga.

Incendios forestales y altura del río Paraná

Giometti mencionó que “el enfriamiento del Pacífico ecuatorial y la corriente del Indico influyen seriamente sobre nuestra región”, por eso es de esperar que este panorama de sequía continúe acrecentándose. “Hay mucha presencia de biomasa muy deshidratada en la zona de islas y no hay presencia de cortafuegos naturales“, resumió a la hora de explicar la dificultad que deben afrontar en parte los brigadistas cuando destinan largas jornadas para apagar el fuego ocasionado de manera intencional.

Asimismo, propio de un panorama de escasas precipitaciones, señaló que la altura del río Paraná se verá perjudicada a raíz de que la Cuenta del Plata, donde se encuentran ademá los ríos Pilcomayo, Iguazú y Bermejo, también están dentro de ese área afectada por el fenómeno de la Niña. “Por eso también las reservas de agua en las represas también afrontan inconvenientes para abastecer toda una temporada seca“, acotó.

A partir de la extraordinaria bajante que se registra en el río Paraná desde fines del 2019, el Instituto Nacional del Agua (INA) elabora permanentes informes para tres escenarios posibles. En un primer escenario, ubica a la altura del Paraná frente a Rosario en 1,28 metro entre las semanas del 20, 27 de septiembre y 4 de octubre.

En tanto, para un segundo escenario ese guarismo de esas tres semanas lo ubicarían por debajo del metro, precisamente en 0,98 y 1,08 metro, mientras que en un tercer escenario de bajante oscilaría entre 0,87 metros y 0,63 en esas tres semanas mencionadas, teniendo en cuenta que la altura habitual para esta época debería oscilar entre los 2,50 y 2,70 metros. Este 1º de septiembre, la altura se ubicada en 1,31 metro en el puerto de Rosario.