AITecnologia

El Impacto de la Inteligencia Artificial Generativa en la Productividad Empresarial

El impacto de la inteligencia artificial generativa en la productividad empresarial está equiparado a las revoluciones industriales pasadas, como la llegada del motor eléctrico en 1890 y la computadora personal en 1981. Según un informe de Goldman Sachs, esta tecnología podría generar un crecimiento anual del 7% en el Producto Interno Bruto (PBI) global hacia fines de esta década. Sin embargo, su implementación requiere un enfoque estratégico y una comprensión profunda por parte de las organizaciones.

Anuncio

El primer paso hacia una adopción exitosa es el conocimiento exhaustivo del tema en todos los niveles de la empresa. La formación y la actualización constante de los empleados son fundamentales, no solo en el área de tecnología, sino también en áreas como legales, finanzas, seguridad informática, marketing y ventas, que ya están utilizando esta tecnología.

Además del conocimiento técnico, las empresas deben estar al tanto de las tendencias del sector, estudiar el mercado y prever posibles disrupciones para desarrollar una base sólida para la implementación. Un plan estratégico bien diseñado, dividido en etapas y adaptable según sea necesario, es esencial para el éxito.

Es crucial reconocer que muchas tareas están en riesgo de ser automatizadas. Esto puede liberar tiempo para los trabajadores, pero también requiere un proceso de reskilling para adquirir nuevas habilidades. Los trabajos también están evolucionando, con un cambio esperado en el 25% de los puestos de trabajo en los próximos cinco años, según estudios.

Las empresas deben identificar los procesos clave que se beneficiarán de la inteligencia artificial generativa, como la dependencia en tareas manuales, infraestructuras obsoletas o vulnerabilidades a ciberataques. Empresas especializadas pueden ayudar en este diagnóstico y liderar la transformación digital.

Una vez identificados los puntos de mejora, el desafío será redirigir el potencial humano hacia roles que la tecnología no puede reemplazar. La inteligencia artificial puede ser un asistente para mejorar la eficiencia, no una amenaza para los trabajadores.

Finalmente, las empresas deben desarrollar indicadores para medir el impacto de la implementación de la inteligencia artificial, evaluando aspectos como la mejora en el análisis de datos, la agilización de procesos internos, la eficacia de las campañas de marketing y la experiencia del cliente.

En resumen, el futuro económico de las empresas estará determinado por su capacidad para adoptar la inteligencia artificial generativa de manera efectiva. Aquellas que estén preparadas y se adapten rápidamente a los cambios serán las que prosperen en este nuevo entorno empresarial.

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Instagram