Escándalo en la boda de Britney Spears: su ex irrumpió en la fiesta y fue arrestado

La vida de Britney Spears es una fuente inagotable de escándalos, o como les gusta decir a los entendidos, es el combustible que alimenta a la prensa del corazón y ahora también e las redes sociales. Cuando, después de la campaña Free Britney la Princesa del Pop se desembarazó del control de su padre, James Parnell Spears, y parecía que parecía que había retomado el control de su vida y su carrera explotó otra bomba.

Anuncio
coinpayu

Fue durante su esperado casamiento con Sam Asghari, que fue anunciado por el novio, de 28 años, en su cuenta de Instagram con un posteo enigmático. “Nadie sabrá cuándo es hasta el día siguiente”, anunció, y no se equivocó, al menos en lo que se refiere al gran público, que se enteró de la boda después de que se concretó, pero no por la alegría del acontecimiento sino porque la ceremonia terminó con un gran revuelo.

Según informó el portal especializado en chismes TMZ, el ex de Britney Jason Alexander irrumpió en el casamiento sin haber sido invitado, y no solo se grabó con su teléfono celular mientras saltaba una cerca e ingresaba a la casa de la cantante norteamericana en Los Ángeles sino que recorrió el interior de la mansión eludiendo a los guardias de seguridad, en una festejada transmisión en vivo seguida por millones en las redes sociales.

Ante el desconcierto de los custodios, que no comprendían lo que sucedía, subió a la planta de la vivienda alta abriendo puertas de las habitaciones y preguntando “¿Dónde está Britney?”. Pudo llegar hasta ahí porque convenció a los encargados de la seguridad de la boda que estaba en el lugar por pedido expreso de Bristney, lo que luego se supo que no era cierto y que, además, detonó el escándalo

En un determinado momento, siempre mostrando sus pasos a través de su Instagram, donde Alexander tiene 114 mil seguidores, se pudo ver que los miembros de seguridad intentaron detener su marcha y cortar con la transmisión: “No me pongas las manos encima”, se escucha gritar al ex marido de la cantante, quien se mostró empeñado en dar con su ex esposa mientras despotricaba la decoración de la fiesta.

En ese tenso momento, la transmisión se confesó, y cuando volvió a activarse se vio como Alexander es interceptado por la policía en el jardín de la casa. Después se supo que había sido arrestado. Ya era tarde, porque el daño estaba hecho, el ex marido despechado no solo había revelado dónde y cuándo había sido la boda sino que la había ensuciado con sus acciones y comentarios ofensivos en Instagram.

Según publicó el portal TMZ minutos más tarde, el Departamento del Sheriff del Condado de Ventura respondió a una llamada en donde decían que había un intruso dentro de la casa de Britney y fueron al lugar.

También habló con The Sun el capitán Cameron Henderson, de la Oficina del Sheriff del Condado de Ventura: “Estamos investigando después de los informes de que alguien estaba invadiendo la propiedad. No sé si saltó o cómo sucedió, pero estamos investigando.

Y añadió que “Dijo que ha estado viniendo aquí durante tres semanas y que estaba en vivo en Instagram, luego simplemente saltó la cerca y entró. Había dos tipos de seguridad estacionados cerca en camionetas deportivas negras, pero no sé si lo vieron. Más tarde escuché el sonido de las sirenas cuando los policías aparecieron en la escena”, describió.