Compartir

El secretario de Seguridad Pública de la provincia, Germán Montenegro, sostuvo que las balaceras contra las estaciones de servicios son una respuesta a las políticas que lleva adelante la Casa Gris contra el delito, y ratificó que se sigue trabajando sobre la hipótesis de intimidación pública. “Las balaceras contra las estaciones son una consecuencia de una política fuerte de confrontar y tomar acciones directas contra las bandas”, subrayó.

Anuncio

En ese sentido, el funcionario sostuvo que las balaceras contra los surtidores son una respuesta a las políticas que lleva adelante la Casa Gris contra el delito, y ratificó que se sigue trabajando sobre la hipótesis de intimidación pública. “Las balaceras contra las estaciones es una consecuencia de una política fuerte de confrontar y tomar acciones directas contra las bandas”, subrayó.

Montenegro hizo un balance de las dos reuniones importantes que se realizaron en las últimas horas. En primer término con los representantes del sector de las estaciones de servicios, rubro que sufrió cinco ataques a balazos en la semana previa a las elecciones legislativas del último domingo.

La estación de servicios ubicada en San Martín y Saavedra fue blanco de una balacera y fue la segunda en la semana.

Y también se refirió al cónclave que las máximas autoridades del Ministerio de Seguridad, con Jorge Lagna a la cabeza, tuvieron este miércoles a la tarde con los presidentes de Newell’s y Central tras la escalada de violencia en torno al fútbol que culminó hasta con el incendio en la sede el club “canalla”.

El busto se encuentra cerca de la cancha, a metros de Pueyrredón y Pellegrini.

En declaraciones al programa “El primero de la mañana”, de LT8, el número dos del Ministerio de Seguridad de la provincia reseñó: “Ayer tuvimos reuniones importantes para darle continuidad al trabajo que estamos haciendo. Con los estacioneros estamos trabajando desde que ocurrieron los atentados y establecimos un dispositivo particular de seguridad sobre los establecimientos. Además, los fiscales están llevando adelante investigaciones. Estamos colaborando en todo lo que sea necesario para desentrañar esta situación”.

Con relación a la escalada de violencia que tiene como telón de fondos a los dos clubes de fútbol más importantes de la ciudad, Montenegro manifestó: “Pusimos sobre la mesa de discusión toda la problemática de la violencia en el fútbol y las cuestiones vinculadas a esas instituciones, como los barrabravas que utilizan a los equipos para generar actos de violencia. Los últimos hechos se están investigando. Todavía no obtuvimos resultados específicos porque las averiguaciones están en pleno proceso. Lo importante de la reunión de ayer fue que se habló de manera franca con los dirigentes. Se ajustaron mecanismos de seguridad con ellos”.

La hipótesis más fuerte que se trabaja es la de la intimidación pública. Hasta ahora no hay indicios de que sea otra cosaLos fiscales, con la asistencia de la policía, se están volcando por esa teoría. Esperamos confirmar. Hubo detenciones. Se está trabajando sobre dispositivos electrónicos que se han secuestrado. En la provincia se está llevando una política fuerte de coerción sobre grupos criminales. Algunos son Los Monos, a algunos de sus referentes como Guille Cantero, se les están ajustando mucho las condiciones de detención tanto en el sistema penitenciario federal como provincial. Eso tiene consecuencias. Por eso, la hipótesis más fuerte es por esta política fuerte de confrontar y de tomar acciones directas contra estas bandas”, concluyó Montenegro.


Compartir

You may also like