Santa Fe: lo condenan a 11 años por abusar sexualmente de su hija

Compartir

Así lo dispuso el juez Gustavo Urdiales en el marco de un juicio abreviado que se desarrolló en los tribunales de la capital provincial

Un hombre de 55 años tendrá que purgar una pena de 11 años de prisión por abusar sexualmente de su hija en la ciudad de Santa Fe. Así lo dispuso el juez Gustavo Urdiales, en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos y que se desarrolló en los tribunales de la capital provincial.

Anuncio

Oscar Horacio Zanabria fue condenado como autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado (por el vínculo y por la convivencia) y de promoción a la corrupción de menores calificada (por la edad de la víctima, el vínculo y la convivencia).

La investigación fue llevada adelante por la fiscal Alejandra Del Río Ayala, quien remarcó que el abusador “se aprovechó de la situación de vulnerabilidad de su hija, quien desde que era muy pequeña sufrió violencia sexual por parte de otro integrante de la familia”. Y en tal sentido, explicó que “Zanabria sabía que su cuñado, Alejandro Javier Vallejo, ya había abusado a la víctima y fue condenado por esos ilícitos”.

Asimismo, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación destacó que “los hechos que investigamos ocurrieron entre enero de 2015 y el mismo mes de 2020, con la excepción de un período en el que la hija del condenado estuvo institucionalizada”. Al respecto, mencionó que “la víctima tiene una discapacidad mental y cursó la escuela secundaria mientras su padre la agredía sexualmente”.

Del Río Ayala, puntualizó que “en reiteradas ocasiones (el condenado) llevó a cabo su accionar delictivo en dos viviendas en las que convivió con su grupo familiar”, para luego subrayar que “los ataques sucedieron en un contexto de total indefensión por parte de la adolescente, quien era sometida con golpes y maltratos diarios”.

Aseveró, además, que “dadas sus características, los abusos tuvieron entidad suficiente para interferir en el libre y progresivo desarrollo sexual de la víctima”, y aclaró que “el condenado reconoció haber perpetrado los ilícitos con conciencia de las consecuencias negativas que podía generar su conducta”.

Del Río Ayala, aclaró que “además de la pena a 11 años de prisión, el tribunal ordenó la realización de exámenes genéticos que permitirán la posterior inscripción del hombre de 55 años en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual”.

También señaló que “la defensa expresó estar de acuerdo con la calificación penal de los hechos ilícitos, la pena impuesta y el procedimiento abreviado escogido para el juicio”. Y en la misma línea indicó que “la víctima -quien ya es mayor de edad y no comparte apellido con su padre-, fue notificada y brindó su conformidad con lo resuelto”.


Compartir