Época de bolsillos flacos: revelan que cayó un 30% interanual el consumo de carne en Rosario

El titular de la Sociedad de Carniceros de Rosario, José García, señaló este martes que el consumo de carne en Rosario disminuyó un 30% de forma interanual al tiempo que detalló que tanto la carne de pollo como la porcina no sacaron ventaja en cuanto a ventas respecto a la vacuna.

Anuncio

En declaraciones al programa “El primero de la mañana“, de LT8, el dirigente fue claro y contundente: “Las ventas están tranquilas, el consumo está planchado. Todos los rubros experimentan caídas en sus ventas y nosotros tampoco podemos recuperarlas. Todo es tema del bolsillo de los argentinos”·

Los altos niveles de inflación, la faltante de gasoil y la escalada de precios generaron un peligroso circuito que puso en jaque los salarios. El objetivo de los consumidores, por estos días, es buscar los precios más accesibles para intentar llegar a fin de mes. Y ese sentido, la carne no es la excepción.

“Yo digo que el consumo se redujo un 30% más o menos y esa merma es uniforme en todos los sectores de la ciudad. Mi comercio está en el centro, en barrio Martin, pero lo mismo pasa en uno que está en barrio Las Delicias o en uno de la zona norte, la caída de ventas es igual. Incluso no es que hay un corte que se venda más que otro”

Acerca de si esa caída de las ventas en la carne vacuna había beneficiado a la de pollo o porcino, García fue muy claro: “No, en absoluto, para todos los tipos de carne es lo mismo. Es todo un tema de bolsillo“.

García comentó luego que los precios en los cortes de la carne “no se mueven desde mediados de abril. Al contrario, si uno mira por categorías, hay algunas inferiores cuyos valores están más bajos. Y aún así no se recupera el consumo. Deberíamos estar vendiendo más o al menos hacerlo de forma normal y no es así. Hay días que repunta pero después… La carne sigue rindiendo mucho en un plato de comida, pero que el kilo esté entre $1.200, $1.400 o $1.500 el kilo es mucho para un asalariado“.

“Incluso los precios se han equiparado en los cortes. A lo mejor un kilo de cuadril en el barrio vale $1.300 en el centro está a $1.500. Pero en el barrio también venden el brazuelo a $1.200 pero a ese precio en el centro no se puede vender y hay que ponerlo de oferta. Forma ese corte forma de los menos rendidores, y los que más rinden son los cortes finos”.