Sectores económicos y políticos se oponen a la instalación de “La Salada” en Santa Fe

Compartir

Buscan impedir que se levante un “shopping para los pobres” cerca de Tortugas, ubicada en el límite con Córdoba. Hasta el jefe comunal se sorprendió con el anuncio de la construcción

Entidades y empresarios locales se manifestaron contra la instalación de un paseo comercial a cielo abierto en Santa Fe impulsado por Jorge Castillo, “el rey de La Salada”. En tanto ingresó al Senado un pedido para suspender este tipo de habilitaciones y a la par de esto el jefe de la comuna de Tortugas tampoco está a favor del emprendimiento que se llevaría a cabo en esa localidad, cerca de la rotonda de la autopista Rosario-Córdoba y la ex ruta 9.

Anuncio

Ante esta situación, Castillo indicó que a este tipo de reacciones opositoras ya las vivió en Mendoza, donde finalmente logró instalarse. El rey de La Salada confirmó hace unos días en diálogo con La Capital que levantará un centro de compras en esa zona, a 5 km del pueblo de Tortugas y aseguró que ese es el lugar ideal para instalarlo en suelo santafesino.

Enteradas de esto, las asociaciones empresarias santafesinas quieren que se suspenda la habilitación de las ferias tipo La Salada hasta tanto se sancione una ley específica para estos emprendimientos. “No podemos prohibir pero si regular”, dicen.

Sin embargo, Castillo insiste con su proyecto de hacer “un shopping para los pobres” y contó a este diario que después de publicada la noticia sobre el lugar que había elegido, se le sumaron dos oferentes de tierras, uno del lado cordobés: “Todos están en el sector de la subida y bajada a la autopista”, donde yo quiero instalarme, confió el polémico empresario.

En tanto, las entidades empresariales pidieron que se sume al reclamo “todo el arco político, institucional, comercial y laboral y que municipios, comunas y cámaras empresarias acompañen la protección de los comercios formales”. Consideran que las ferias denominadas “Saladas” o “Saladitas” en espacios abiertos o cerrados, “no cumplirían con la legislación aplicable en Santa Fe”.

Por su parte, el senador radical por el departamento Iriondo, Hugo Rasetto, presentó un proyecto en el que solicita que se declare en situación de riesgo “al sistema comercial de la provincia” y se suspendan por un año habilitaciones del tipo ferias, con opción a extenderlas por otro año más.

Durante ese año de suspensión, el senador propone la sanción de una normativa que regule la radicación de este tipo de establecimientos comerciales “a fin de garantizar la igualdad ante la ley, la trazabilidad de la mercadería e impositiva, el cumplimiento de todas la obligaciones fiscales, laborales, previsionales y normas de orden nacional, provincial y municipal”.

Del otro lado, Castillo replicó: “No se pueden oponer a lo que no vieron. Entiendo la reacción de las entidades comerciales porque son de la idea de que cuanto menos trabajen y más ganen, mejor; pero un político tiene que defender al que menos tiene”, resaltó en referencia al senador radical, mismo partido al que dice pertenecer el rey de La Salada.

“Este senador debe pertenecer a la unión gorilas radicales”, vaticinó y remarcó que una de las luchas de la UCR es “la causa de los desposeídos” de Leandro Alem. “Nunca un político tiene que decir la palabra prohibir. Reglamentar, ordenar, eso es lo que tiene que hacer”, agregó.

Las instituciones públicas y privadas que se manifestaron ante la posible solicitud de instalar propuestas comerciales del tipo “feria internada, multipunto o cooperativa de comerciantes” que se encuentra vigente en la Ley de Superficies Comerciales Nº 12.069, son miembros de la Mesa de Diálogo de Promoción del Comercio y el Consumo.

Dicen que estas ferias “consisten en una serie de puestos que van desde tablones hasta casillas y agregan que son establecimientos precarios, que pueden ser removidos con facilidad y migrar de un punto a otro una vez agotada la plaza”.

En las galerías de Flores (CABA), Castillo está levantando un segundo piso: “Eso es lo que yo hago, no hay chapas ni canastos

En las galerías de Flores (CABA), Castillo está levantando un segundo piso: “Eso es lo que yo hago, no hay chapas ni canastos”,

Castillo puso a disposición fotos y videos de dos de sus emprendimientos: la Salada de Punta Mogote (Amba) y las galerías de Flores (Caba) donde está haciendo un segundo piso. “Esto es lo que yo hago, no hay chapas ni canastos, es toda estructura de material de hormigón, persianas y paneles de vidrio”.

“Ni saben de qué se trata y se oponen. Es lo mismo que intentaron hacer en Mendoza (donde armó un centro comercial con 300 locales). Yo no hago ferias, hago paseos de compras, shopping para los pobres”, recalcó el empresario de La Salada.

Las entidades de Santa Fe, destacaron que este tipo de ferias “no cumplen con las regulares normas de habilitación de locales comerciales, no pudiendo asegurar la adecuada salubridad e higiene tanto del personal que allí se desempeña como de los consumidores”.

También apuntan a que “la mercadería allí distribuida no cuenta con la trazabilidad de su origen”, que “se verificó su procedencia en el fraude marcario, el contrabando y el hurto” y que “los puestos son subalquilados a destajo a personas desempleadas o en muchos casos se los contrata por el día, sin la aplicación de norma laboral alguna, siendo un foco de trabajo en negro y marginal”.

El documento cuenta con la adhesión de Fececo, Adeessa, AER, Federación Gremial de Comercios e Industrias de Rosario; Centro Comercial de Santa Fe, Cámaras Empresarias Mayoristas, Gremio Mercantil, áreas de producción y/o comercio de municipios y comunas, oficinas municipales de información al consumidor y asociaciones de consumidores.

En tanto el presidente comunal de Tortugas, Humberto Viozzi, afirmó que no tuvo ningún tipo de acercamiento con nadie sobre este tema: “Ni los propietarios del lugar en cuestión ni del empresario. Cuando apareció la noticia nos sorprendió y preocupó mucho. Desde ese momento, estuvimos en contacto directo con el secretario de Comercio de Santa Fe, Juan Marcos Aviano. Nuestra postura siempre será la de defender a los comercios locales, a la producción local y a nuestra comunidad”.

En esa línea, aseguró que “la provincia también tiene tomada una postura restrictiva al respecto, sumado a que hay una ley vigente para grandes superficies comerciales”. En cuanto a la situación económica del pueblo, el jefe comunal describió que “a pesar de la pandemia de Covid que sigue entre nosotros, notamos una importante reactivación económica de diferentes sectores”.

“En nuestro pueblo, en estos últimos años, hubo emprendimientos que incrementaron sus producciones y su personal. No vamos a salir de este eje, seguiremos apuntando a que el crecimiento venga de la mano de obras y políticas públicas, como venimos ejecutando con Provincia y Nación; como de la inversión productiva con el crecimiento de industrias locales y zonales y de emprendimientos y comercios locales”, sentenció Viozzi.

“Bienestar, trabajo y alegría”

Castillo insiste con que el lugar que quiere es ese “porque tanto para el que viene por la vieja ruta 9 como por la nueva (autopista) tiene por donde bajar y subir sin que haya problemas de tránsito”. Y en relación al impacto que trae La Salada, sugirió “que le pregunten a la intendenta de Santa Rosa (Mendoza) lo que generó el Mega Polo La Salada en ese pueblo. No se afectó nada, sumó a lo que hay y se multiplicaron las oportunidades”.

“En ese lugar el centro está a diez cuadras de La Salada y todo el pueblo vive de La Salada. Cuando tuvimos que cerrar por la pandemia, todos vendieron menos. Hoy estamos remontando y los lugareños volvieron a estar contentos porque tienen trabajo. Es una de las zonas más pobres de Mendoza y el único lugar que avanza es el nuestro. Donde vamos, llevamos bienestar, trabajo y alegría”, argumentó Castillo.

En ese rumbo, consideró que “se habla desde el desconocimiento y lo más fácil es prohibir. Es una lucha de clases entre los que critican sin saber de qué se trata. Hay un antes y un después de La Salada que hice en Punta Mogote. Hoy es un shopping con varios pisos, escaleras mecánicas, locales de material y estacionamiento para colectivos”.

“Eso es lo que propongo con mis proyectos”, afirmó el empresario que también montó una galería en Flores hace 10 años, a la que define como “un paseo de compras y no una feria; tiene pasillos y puestos identificados y numerados”.

“La Salada es un derecho para el que menos tiene y la verdad sobre la que quiero hacer sobre la autopista Rosario-Córdoba se va a saber cuando tome la decisión del lugar y vaya al municipio con el proyecto. Vamos a ver quién se opone, nadie lo va a hacer porque generamos trabajo”, desafió Castillo.

Por último se refirió a la mercadería que ofrecen: “Eso de que vendemos marcas falsificadas, la realidad está a la vista, en todos los pueblos venden marcas truchas y nadie va a reclamar a esos lugares. Además, si se venden replicas es porque alguien las compra”.

A modo de ejemplo describió que “una camiseta de Messi en la feria vale 600 pesos cuando una original cuesta 20 mil. ¿Eso quiere decir que el que tiene la puede tener y el otro no? Más del 50 por ciento de los argentinos son pobres y no pueden pagar una camiseta o unas zapatillas de 28 mil pesos porque si hacen eso no comen. Por suerte tienen la opción de La Salada”.


Compartir