Un rosarino compite en Bake Off para ser el mejor pastelero

Damián Basile dejó el trabajo que tenía para jugársela y dedicarse a lo que lo apasiona desde chico.

“Te tenés que dedicar a esto”, cuenta Damián Basile que le decían sus compañeros de trabajo cada vez que llevaba cheesecake para compartir entre todos. Según le cuenta a la redaccion, ese fue el impulso que lo motivó a materializar ese deseo que conserva desde su más temprana edad cuando “hacía desastres” en la cocina mientras jugaba a ser pastelero.

Después de varios intentos en la educación formal en carreras como arquitectura y publicidad, este joven de 30 años de barrio Echesortu, comenzó a vincularse más con aquello que lo apasionaba, que eran la pastelería. Al poco tiempo, sus recetas daban sus frutos y eran aclamadas por amigos, familiares y conocidos a la hora de festejar un cumple o aniversario.

Hasta que un día decidió presentarse al casting de la segunda edición de “Bake Off Argentina”, reality show que premia al mejor pastelero amateur con una jugosa suma de dinero. Así llegó a ser el único representante de Rosario y la provincia entre los 14 pasteleros que comenzaron participando en el envío que se emite todos los domingos a las 22.30 por Telefé.

El programa es conducido por la modelo Paula Chaves y el jurado está compuesto por el prestigioso cocinero francés Christophe Krywonis, Pamela Villar (alumna de Krywonis y fundadora de Yeite Café de Villa Crespo) y Damián Betular, pastelero y cocinero oriundo de Mercedes, provincia de Buenos Aires. En cada entrega los pasteleros deben superar dos pruebas: una técnica y otra creativa. Al finalizar cada edición, se premia al mejor pastelero del día, mientras que otro queda eliminado.

“Mi pasión por la cocina empezó de chico, pero para mí era un desastre, je!”, señala Damián. Lo cierto es que en lo que va de programa (este domingo se emitirá el octavo), ya recibió dos delantales de “pastelero estrella”, hasta ahora el único protagonista del reality en obtener esa mención por su destacada labor.

Aunque Damián confiesa: “A veces los nervios nos juegan una mala pasada y así, en el quinto programa casi me quedo afuera por un error en la receta que tenía que preparar en el desafío técnico. Después me equivoqué con el creativo al preparar una galletita de más (tenía que presentar 21). Por suerte ese día zafé y no me eliminaron y el programa siguiente pude repuntar”.

Por razones contractuales, Damián no puede explayarse en detalles ni revelar cómo sigue la competencia prevista para 17 encuentros (este domingo 26 se emitirá el 8º), incluida la gran final que consagrará al mejor pastelero amateur de Argentina.

Cada desafío suele tener un tiempo que oscila entre la hora, hora y media y dos. En ese lapso, los participantes deben tener lista la receta que se les indica y dejarla presentada. Luego viene la devolución del jurado, que “suele ser exigente y es donde te marca los errores, porque esa es la forma de aprender”, acota Damián.

Pero lo más importante que rescata el participante rosarino es el grupo humano que se formó desde el primer día y la hermandad que construyeron entre todos los competidores hasta con aquellos que fueron quedando en el camino, lo cual queda claro que esas lágrimas y abrazos que se ven sobre el final de cada envío no es actuado, puesto que cada uno de ellos lo siente como tal.

Ese programa fue por demás de satisfactorio para Damián. Porque, no sólo ganó la prueba creativa y tuvo buenas devoluciones en la técnica, sino que cerró la jornada con el delantal de “pastelero estrella”, el segundo desde que participa. Tal es así que es hasta ahora el único participante en obtener ese galardón.

Pese a la situación económica a raíz del aislamiento preventivo decretado por la pandemia de coronavirus, Damián se la jugó por lo que más le gusta, que es ser pastelero. Así dejo de trabajar de vendedor en una distribuidora y se fue a un hostel a Capital hasta que el reality defina su suerte. También afirma que, gane o no, esta experiencia le sirvió para jugársela por lo que realmente le apasiona.