Un proyecto de estudiantes de Gálvez, finalista de un certamen nacional

Fabrican adoquines ecológicos a partir de las necesidades surgidas en el mismo establecimiento. Un trabajo multidisciplinario.

Un proyecto educativo y de producción llamado “Adoquines ecológicos”, realizado por estudiantes y docentes de Gálvez resultó finalista junto quedó en, resultó seleccionado entre los diez finalistas del Premio Maestro 2019 que otorga el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.

La iniciativa fue elaborada en la Escuela de Educación Técnica Nº 456º Hipólito Yrigoyen de Gálvez, ciudad del departamento San Jerónimo ciudad ubicada a unos 150 kilómetros al noroeste de Rosario.

Tal como puede leerse en la sinopsis del proyecto publicada por Educación nacional, “Adoquines ecológicos” surge de la posibilidad de trabajar con problemas concretos que se detectaron en la escuela. A partir de esta propuesta surgió la necesidad de pavimentar determinadas áreas y sectores peatonales que quedan anegados los días de lluvia. El equipo docente y sus alumnos se propusieron la construcción de adoquines con la incorporación de materiales de descarte que se recolectan en el punto limpio del patio de la escuela. Allí se recolectan materiales no degradables, como telgopor y plásticos, entre otros.

Los adoquines son de tamaño reducido, fáciles de transportar, se rompen con menos frecuencia que las losas que se fabrican en la escuela y son más versátiles en su instalación, todo esto sustentado en una ordenanza municipal que exige su uso en el área central de la ciudad.

En diálogo con la redaccion, Mariela Guadagnoli, docente del establecimiento y coordinadora del proyecto, explicó que la iniciativa se viene trabajando desde hace un año con estudiantes de segundo año de ambas terminalidades (Construcciones y Mecánica), quienes se anotaron para participar en Feria de Ciencia que organiza el Ministerio de Educación provincial, y en la que obtuvieron una mención especial.

“La Feria de Ciencia fue un momento de aprendizaje: partimos de una problemática que vimos en la escuela, como era el anegamiento, hicimos un producto innovador, nos hicieron sugerencias en la evaluación, que tomamos y usamos para seguir creciendo”, contó la profesora.

Guadagnoli rescató el trabajo que generó el interés de los estudiantes e involucró a varias materias. “Logramos articular las dos terminalidades de la escuela. En Mecánica se hicieron los moldes, y en Construcciones fabricamos los adoquines. Incluso, la profesora de Lengua los ayudó a redactar una carta para el intendente, los chicos hicieron cálculos en Matemática, investigaron las ordenanzas municipales y hasta vieron contenidos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial que se abordan en las carreras universitarias”, recordó.

Interdisciplinario

Guadagnoli es arquitecta y desde hace unos cinco años se desempeña como docente en la escuela. Tiene bajo su responsabilidad la Cátedra de Educación Tecnológica y un cargo en el Taller de Construcciones. “En el taller hacíamos el trabajo constructivo, y en Tecnología se veían los pasos del proyecto”, le contó a este diario, aunque insistió con el carácter multidisciplinario de la experiencia. “Es una manera excelente de trabajar, genera incentivos y entusiasmo”, graficó.

Para el proyecto, que convocó a los alumnos de segundo año de ambas terminalidades, se trabajó durante todo un año, contó la docente. “Tenemos recipientes donde se vuelcan los materiales de descarte y se le hizo una entrevista al secretario de Medio Ambiente del municipio. La idea es que lo que no usa, se recicla. Y fue muy interesante porque los chicos pudieron incursionar en distintas maneras de fabricación: hicieron adoquines innovadores, reemplazaron la arena por plástico y consiguieron adoquines impermeables, también fabricaron adoquines térmicos, y hasta de colores.

La vereda para la que se armó la iniciativa se construyó, el adoquín resiste 4.800 kilos, con lo que puede ser circulado por un vehículo. Ahora quieren hacerlos en serie.

Pasado mañana, el Centro Cultural Kirchner de Buenos Aires será escenario de la entrega del premio final. Previamente, los estudiantes de todas las escuelas participantes tendrán una reunión para conocerse. Allí estarán los docentes y alumnos de la alumnos de la Técnica Nº 456 Hipólito Yrigoyen.