Separan del cargo a una docente por presunto maltrato

La mujer fue acusada por una madre, quien encontró a su hija, que padece autismo, con las manos atadas. La maestra dijo que era “un juego”

Una docente de un establecimiento escolar de Casilda fue apartada de su cargo debido a un presunto maltrato a una adolescente de 12 años que sufre de autismo y a la que su madre encontró con las manos atadas cuando fue a retirarla del colegio.

El confuso episodio ocurrió el martes en la Escuela Especial Nº 2.044 Profesor Mario Camilo Vitalone y tomo estado público por las redes sociales cuando la progenitora de la menor subió en su cuenta de Facebook el grave suceso que no tardó en generar comentarios de indignación y repudio.

Tras lo acontecido el Ministerio de Educación provincial dispuso separar de sus funciones a la docente involucrada en el hecho que, según trascendió, estaba ejerciendo como reemplazante.

La medida fue confirmada por la supervisora regional de nivel especial, María del Carmen Natalino, quien si bien dijo ignorar las circunstancias del caso consideró que “no hay justificativos” para explicar lo acontecido.

Asimismo, indicó que ya se abrió un proceso de investigación interno en faz administrativa para determinar responsabilidades y definir los pasos a seguir.

Así lo explicó ayer por la tarde en declaraciones formuladas a Radio Casilda, donde además aclaró haber tomado conocimiento de lo ocurrido por medio de autoridades de la escuela. Y tras insistir con que desconocía “en qué situación se generó” el lamentable episodio indico que hoy prevé reunirse con los padres de la chica supuestamente maltratada para tratar el tema.

Según lo contado por la mamá la menor tenía sus manos atadas con cintas cuando fue a buscarla a la escuela para llevarla a su hogar. Si bien se mostró sorprendida recién tomó dimensión de la gravedad de lo sucedido cuando ya estaba con su hija volviendo a su casa en auto y comenzó a llorar de impotencia y angustia.

Así fue que Sandra se desahogó contando en las redes sociales lo ocurrido. Dijo que el toparse con la sorprendente escena la maestra atinó a responderle que se trataba de un juego, lo que le resultó inverosímil más aún al ver a la niña sufriendo ya que, según aseguró, tenía sus manos sujetadas con varias vueltas de cinta y al intentar soltarse por sus medios no podía.

En la nota que publicó en Facebook para visibilizar su malestar, la mujer aseguró tener “toda la confianza del mundo” en la escuela donde concurre su hija más allá de que “hay días en los que la dejo llorando, porque es muy pegada a mí y me voy angustiada porque no me gusta que llore”, aclaró, para luego admitir que “lo hace siempre cuando la dejo en casi todos lados” porque “yo soy su voz, su defensora y mientras tenga vida nadie le va a hacer daño”.

Tras la aclaración, contó entonces que “ayer (por el martes) la quiero retirar de la escuela y veo que tenía las manitos atadas; ella quería soltarse pero no podía (porque) tenía muchas vueltas de cintas”.

Luego la mujer asegura que, ante tal situación, la maestra la mira le dice que “es un juego”, pero que la explicación no le resultó convincente. Al menos así lo dejó entrever al sostener en su escrito que “en un juego tenés que divertirte, no sufrir”…ella me estiró las dos manos para que la suelte…fue ahí cuando la maestra la soltó….me la llevé…entré al auto y empiezo a llorar y sentirme culpable por no reaccionar ahí…nunca más quiero que esta (docente) esté en contacto con ningún niño especial”.

Finalmente, la madre advirtió que llegará “hasta las últimas consecuencias” porque “yo amo a mi hija más que nada en este mundo”, al tiempo que agradeció no haber reaccionado ya que “hoy estaría presa”.