Newell’s debe revertir la pobre herencia de visitante

Newell’s carga con un bajo promedio por la floja performance afuera del Coloso en los dos últimos torneos. Rendir solamente de local no será una garantía para el equipo de Frank Kudelka. Hace 10 meses que no gana en otro estadio.

Las primeras salidas de Newell’s del Coloso fueron de las más complejas. Los rivales requerían una gran exigencia y no le fue tan mal. Empató con el líder Boca en la Bombonera y también con Central en el Gigante, con la carga emotiva que significa un clásico. El único momento que defeccionó fue contra Vélez (1-3). Es evidente que salió bien parado de visitante en este comienzo de torneo, aunque no le alcanzó para ganar. Patronato es una buena oportunidad para volverse con un triunfo de Paraná. Es que para la lepra es imprescindible sumar puntos gordos afuera. Una buena campaña de local puede no ser suficiente. Las últimas temporadas lo reflejan, llegando a esta realidad en la que anda preocupado con el promedio.

Frank Kudelka fue claro ante la consulta de la racha adversa de Newell’s en condición de visitante en los últimos torneos. Palabras más, palabras menos, dijo que no les presta atención a los antecedentes y que el equipo está haciendo su propio camino. Es cierto. Este plantel no tiene nada que ver con el que jugó la Superliga 2018/2019. Lo que le queda del pasado torneo, y del anterior, es una pobre herencia en puntos, consecuencia principalmente de la floja producción de visitante. Con ese peso tiene que cargar y no repetir. El resultado sino lo mantendrá intranquilo hasta el final.

Newell’s disputó tres partidos afuera del Coloso y su efectividad fue del 22,22 por ciento. Es un porcentaje cuyo valor es relativo. Es que son pocos los encuentros para que sirva de análisis. La certeza es que si ese porcentaje se prolonga tendrá motivos para mirar de reojo el promedio. La comparación con los anteriores torneos es la mejor prueba. Si se presta atención a la temporada 2017/2018, el equipo que tuvo al frente primero a Llop y luego a De Felippe fue penúltimo en la tabla de visitante. El porcentaje fue de 12,82 por ciento (5 puntos de un total de 39). Sólo le ganó a River en el Monumental por 3 a 1 el 26 de noviembre de 2017.

Con una mejor actuación en el Coloso, alcanzó allí el 59,52 por ciento (25 de 42). En la tabla de local se ubicó 11º entre 28 equipos. En la temporada fue 21º, con sólo 7 conjuntos abajo, logrando el 37,04 por ciento de los puntos.

La mala campaña de visitante conspiró con la conquista de puntos en el Coloso para el promedio. Una situación parecida atravesó en la Superliga 2018/2019. Newell’s, conducido al principio por De Felippe y después por Bidoglio, terminó con el 17,95 por ciento de efectividad (7 de 39) de visitante, siendo 21º entre 26 clubes. El único triunfo en otra cancha sucedió ante San Martín de Tucumán el 7 diciembre de 2018. Un año había pasado de la última victoria de visitante, frente a River Plate.

Mejor le fue a la lepra en casa. Conquistó el 61,11 por ciento de los puntos (22 de 36), siendo 10º en la tabla de local. En la temporada finalizó con el 38,67 por ciento, en la 15ª ubicación.

Newell’s arrancó la presente Superliga con el penúltimo peor promedio, junto a Central, y por encima de Gimnasia, sin contar a los recién ascendidos Arsenal y Central Córdoba de Santiago del Estero.

Con nueve fechas disputadas, y la lepra teniendo un partido pendiente, ante Independiente en Avellaneda, sacó una mínima ventaja, con seis equipos abajo. Su porcentaje de efectividad es del 62,50 por ciento. Llegó a eso por la enorme efectividad que tiene de local con el 86,66 por ciento (13 de 15), siendo hasta acá el mejor del torneo, junto con Argentinos. De visitante tiene el 22,22 por ciento (2 de 9).

Estos últimos porcentajes son contundentes. Hablan a las claras de que una buena sumatoria de puntos de local no es garantía para dejar de mirar la tabla del promedio, si no es acompañada por un mejor desempeño de visitante. Es la tarea que le toca a los futbolistas de Kudelka. El sábado 19 de octubre es la ocasión de contribuir con esa meta, a 10 meses del último triunfo fuera de Rosario por la Superliga, sin contabilizar ante Gimnasia (1-0) por la Copa Superliga de abril pasado, competencia que no sumó para el promedio como sucederá en la próxima edición.