Fuerte polémica por el escrache a la casa del gobernador Perotti durante una marcha en Rafaela

El ministro de Seguridad Marcelo Saín responsabilizó a “militantes socialistas” por los incidentes frente a la vivienda del mandatario provincial. El dirigente socialista Rubén Galassi le salió al cruce.

Una fuerte controversia se desató en la política santafesina tras el escrache que sufrió la casa del gobernador Omar Perotti tras la marcha que se llevó a cabo en Rafaela para pedir Justicia por Gonzalo Glaria, el joven de 25 años que murió el pasado martes 31 de diciembre al caer de la moto cuando perseguía a dos ladrones.

Una multitudinaria manifestación se llevó a cabo anoche en la ciudad natal del mandatario santafesino para reclamar la detención a los motochorros que causaron el deceso de Glaria. Fue encabezada por Gustavo Glaria -padre del muchacho fallecido- y contó con la participación de unos cinco mil vecinos que se concentraron frente a la Municipalidad.

“Rafaela tiene que volver a los valores que nos marcaron nuestros padres. No somos la gran mayoría de la gente que se movilizó hoy los que salimos a robar, somos todos laburantes·, dijo el padre del joven muerto, y añadió: “Acá todos nos conocíamos, hoy ya no es así, y cuando en una ciudad dejamos de conocernos pasan estas cosas”.El ministro de Seguridad, Marcelo Saín, responsabilizó a Miguel Lifschitz y Rubén Galassi por el escrache en la casa del gobernador Omar Per

Frente a la sede del municipio se encendieron velas en memoria del joven muerto. También se registraron algunos incidentes, cuando se arrojaron piedras contra la intendencia. También hubo disturbios en la sede local del Ministerio Público de la Acusación (MPA), donde se quemaron cubiertas y se vandalizó el frente del edificio.

Esta situación caldeó los ánimos de un grupo de los manifestantes que se encaminaron hacia la casa de Perotti y arrojaron huevos, rompieron cristales y realizaron pintadas. El ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín, condenó el ataque contra la vivienda del mandatario provincial y apuntó a “militantes del socialismo” como sus responsables.

“(Miguel) Lifschitz y (Rubén) Galassi deberán responder qué hacían ahí sus militantes, hubo una participación sin lugar a dudas, son militantes socialistas, ahí todo el mundo es conocido”, comentó esta mañana el funcionario provincial y confirmó que uno de los acusados por la muerte de Glaria está detenido y el restante permanece prófugo.

“En 24 horas se sabía quienes eran los autores del hecho. Ayer se detuvo a uno de los dos, Matías Perea (19 años), y Cristian Milesi (24 años) es el otro y está prófugo. También se secuestró la moto que utilizaron para el robo”, detalló Saín, quien reconoció que la marcha de ayer fue producto del cansancio de los vecinos ante “un reclamo de seguridad de vieja data”.

Con respecto a los incidentes registrados frente a la casa del gobernador, Saín deslindó la responsabilidad de los organizadores de la marcha. “Al final de la movilización ya se había retirado el papá de la víctima, con un pedido que es razonable. No quiero decir que no esté justificada pero al final hubo violencia de la que el propio padre tomó distancia”, indicó.

El dirigente socialista Rubén Galassi le salió al cruce a las acusaciones de Saín. Tras lamentar la muerte de Glaría y que “una manifestación ciudadana terminé con violencia”, calificó las declaraciones de Saín de “incomprensibles” y puso en duda que el ministro tenga la “estabilidad emocional que necesita el cargo de ministro de Seguridad de Santa Fe”.

“Le pido que se serene, que se haga cargo de su responsabilidad, porque ahora está a cargo de la seguridad de los santafesinos y que no busque culpables con mentiras”, señaló en declaraciones al programa “Zysman 830”, que se emite por La Ocho. Y disparó: “Una cosa es escribir tuits y otra hacerse cargo de la seguridad de la provincia”.

“Le pido que no involucre al voleo a gente que no tenemos nada que ver con una manifestación que se inició en las redes sociales para acompañar el dolor de una familia que hoy se encuentra destruida”, insistió Galassi, y concluyó: “La inseguridad es una cuestión compleja y no hay que politizar estos temas”.