El padre de Carlos Orellano aseguró que su hijo fue “torturado” por los patovicas antes de caer al río

Edgardo Orellano calificó la reunión de ayer con el presidente Alberto Fernández como “muy buena”. “Me dio su teléfono personal y quedamos en volver a encontrarnos la semana próxima en Buenos Aires”, reveló.

El presidente Alberto Fernández se reunió ayer con los padres de Carlos Orellano, el joven que fue hallado muerto en el Paraná frente al boliche Ming River, a donde había ido a bailar el domingo a la noche y cuyo deceso investiga la justicia para determinar si se trató de un crimen, y les prometió “cambiar todo lo que haya que cambiar” para que haya justicia “por cada una de las víctimas”.

Edgardo, el padre del joven de 23 años que se sospecha que cayó al río después de ser golpeado por tres patovicas que trabajan en la disco, se mostró conforme con el encuentro con el primer mandatario, quien le dejó el número de su teléfono para que se mantengan comunicados. No obstante, aseguró que los encargados de seguridad “torturaron” a su hijo, se quejó de la investigación judicial y denunció “connivencia policial” para encubrir el crimen.

“Fue una reunión muy buena, amena, parecía que era un encuentro entre amigos prácticamente, más que la reunión de un presidente de la Nación y un ciudadano”, contró Edgardo en declaraciones al programa “Zysman 830”, que se emite por La Ocho, y señaló: “Quiero aclarar que se hizo en privado, porque nadie quería que se piense que se usaba el caso de mi hijo mediáticamente”.”A mí hijo lo mataron tres monos que viven preparándose para matar con las manos. Dos eran policías, como no va a haber complicidad policial

Consultado sobre qué piensa qué sucedió con Carlos, Edgardo dijo, visiblemente consternado, que para él, como padre, “lo mataron, lo torturaron, le fueron pegando durante 30 o 40 metros hasta que cayó al agua y encontró la muerte, no fue un segundo, fueron varios minutos de tortura, no quiero imaginarme el temor, el miedo que habrá sentido cuando vio que estaba acorralado por tres monstruos”.

“Los patovicas saben pegar, estudian para eso, se preparan, levantan pesas para eso, van a un gimnasio para eso, toman anabólicos para eso, para pegarle a un pibe que lo único que supo hacer es estudiar, trabajar y jugar al fútbol”, afirmó Edgardo, y agregó: “Lo agarraron entre tres monos que viven preparándose para matar con las manos y lo mataron. De los tres que le pegaron, dos eran policías, como no va a haber complicidad policial”.

no va más. La Municipalidad le puso la faja de clausura ayer al boliche Ming, donde el domingo había ido a divertirse Carlos Orellano.

no va más. La Municipalidad le puso la faja de clausura ayer al boliche Ming, donde el domingo había ido a divertirse Carlos Orellano.

El intendente Pablo Javkin la clausura preventiva por 45 días del boliche de La Fluvial a donde fue Orellano a bailar el fin de semana pasado. Según el relato de testigos, el joven habría sido golpeado por los encargados de seguridad, quienes lo habrían sacado del local. Después de dos días de intensa búsqueda de parte de la familia, el cuerpo sin vida del muchacho fue hallado muerto en el río, frente a la disco.

“Fue una reunión de equipo, yo representando al pueblo, el intendente, a la ciudad (Pablo Javkin), el gobernador (Omar Perotti) y la vicegobernadora (Alejandra Rodenas) y el presidente, a la Nación, también estuvo el ministro de Defensa, Agustín Rossi, en la que charlamos sobre los problemas que tenemos todos, que no tenemos Justicia, que no tenemos seguridad y que esto ya no va más”, relató.

Asimismo, señaló que coincidieron en que “hay que hacer algo sí o sí, contar de cuajo está maraña de corrupción y empezar de nuevo”, y agregó: “Todos estuvieron de acuerdo y a partir de la semana que viene nos vamos a empezar a reunir en Buenos Aires. El presidente me dio su teléfono personal para que lo llame y nos pongamos de acuerdo en el día en que podemos encontrarnos”.

El padre de Carlos Orellano confirmó en el lugar que el cadáver que emergió frente a la zona del boliche Ming es el de su hijo de 23 años.

El padre de Carlos Orellano confirmó en el lugar que el cadáver que emergió frente a la zona del boliche Ming es el de su hijo de 23 años.Silvina Salinas

“La idea es reunirnos varias horas, para intercambiar ideas”, explicó Edgardo, y añadió: “Voy a llevarle algunas propuestas que tengo y ver qué podemos hacer para revertir todo esto que estamos pasando. Mucho no hablamos, pero lo principal es que los jueces no se elijan más entre ellos, que no sean familia de jueces, que no sean reinado y virreinato de jueces sino que sean elegidos por el pueblo”.

“Tenemos los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, el ejecutivo y el legislativo son elegidos por el pueblo con los votos, porque estamos en un país democrático, pero el poder judicial se eligen ellos solos, no lo elige el pueblo con los votos, nadie conoce a los jueces, es lógico que los elijamos nosotros, si un juez es malo que nos equivoquemos nosotros y no que se equivoquen siempre ellos”, amplió.

“Ellos se ponen los sueldos, ellos no pagan impuestos, parece que viven en un mundo aparte y eso se presta a la corrupción”, enfatizó Edgardo, quien aseguró que está disconforme “desde la primera hora” con la actuación judicial en la investigación de la desaparición de su hijo y advirtió: “Ahora empezaron a trabajar, no sé si bien o mal, porque todavía no lo sé, tenemos que ver cómo siguen las cosas”.