El gran golpe rojinegro y aquel título inolvidable ante Boca

Hoy se cumplen 29 años de la épica conquista del Newell’s de Marcelo Bielsa, que gritó campeón ante Boca tras vencer en los penales

Inolvidable. Histórico. Conmovedor. El martes 9 de julio de 1991 es una de las fechas más emblemáticas en la historia de Newell’s. Es que los rojinegros, de la mano de Marcelo Bielsa se consagraron campeones de la temporada 1990/91 al ganarle en la definición por penales al mismísimo Boca en la Bombonera. Un logro sublime que entró en la galería dorada del club del Parque. Por eso el canto lleno de orgullo de la tribuna leprosa que quedó para la posteridad: “Este es el famoso Newell’s, que se fue a la Boca y salió campeón”. A 29 años de aquella gesta, el recuerdo de una finalísima dramática a doble partido, que desde los penales quedó en manos del equipo rojinegro, que llegó a lo más alto ante el poderío xeneize. En el Día de la Independencia, los patriotas fueron los muchachos del Loco.

   Newell’s llegó a esta instancia definitoria de disputar la final de la temporada como ganador del Apertura 1990. En aquella campaña la lepra había terminado en la primera colocación con 28 unidades, producto de 11 triunfos, 6 empates y solamente dos derrotas. Vale destacar que en aquellos tiempos al ganador de cada partido le otorgaban dos puntos y no tres como ahora. El subcampeón fue River con 26 unidades. Mientras que Boca ganó el Clausura 1991.

Anuncios

   Tal como lo establecía el reglamento de AFA, al haber dos ganadores distintos se jugó una final para determinar al campeón de la temporada. La disputa de la Copa América jugada en Chile interfirió en la definición, por cuanto Boca y Newell’s debieron ceder dos jugadores cada uno a la selección nacional, no pudiendo utilizarlos en las finales. Boca se vio privado de contar con Gabriel Batistuta y Diego Latorre, mientras que Newell’s no dispuso de Fernando Gamboa y Darío Franco, dos baluartes de su esquema en defensa.

   En el partido de ida, jugado el sábado 6 de julio de 1991 en el Gigante de Arroyito, donde Newell’s actuó como local, los rojinegros se impusieron por 1 a 0, con gol de Eduardo Berizzo de cabeza, tras un tiro libre de Julio Zamora. Con esa diferencia, Newell’s viajó a Buenos Aires a la revancha.

   Tres días después se jugó el encuentro de vuelta en la Bombonera, que ganó Boca por 1 a 0 con un gol de la Vieja Gerardo Reinoso a los 81’, lo que llevó a la serie al tiempo suplementario de 30 minutos. Allí no se modificó el marcador y tuvieron que ir a los penales. Entonces, Newell’s ganó 3 a 1 y pudo dar la vuelta olímpica. Gritó campeón.

   Los xeneizes, dirigidos por el maestro Oscar Tabarez, formaron con: Carlos Navarro Montoya; Diego Soñora, Juan Simón, Enrique Hrabina y Carlos Moya; Walter Pico, Blas Giunta, Reinoso y Carlos Tapia (68’ Antonio Apud); Alfredo Graciani y Gaúcho (78’ Claudio Rodríguez). Quedaron en el banco Esteban Pogany, Ivar Stafuza y Víctor Marchesini.

   Mientras que en el equipo del Loco Bielsa jugaron Norberto Scoponi, Fabián Garfagnoli, Juan Manuel Llop, Mauricio Pochettino y Miguel Fullana, Gerardo Martino (37’ Juan Carlos Roldán), Eduardo Berizzo, Julio Saldaña y Cristian Domizi, Julio Zamora y Ariel Cozzoni (89’ Ariel Boldrini). Como suplentes quedaron Carlos Pancirolli, Diego Cerro y Ricardo Lunari.

Scoponi y Llop celebran la consagración.

Scoponi y Llop celebran la consagración.

   El árbitro fue Francisco Lamolina, que a los 10’ del primer tiempo expulsó a Simón y Domizi por agresión mutua. Mientras que los jueces de línea fueron Juan Carlos Biscay y Jorge Trotti.

   Después de un partido dramático, que se jugó en una cancha pesada por las intensas lluvias que cayeron previo al encuentro, llegó el turno de ejecutar los penales. Comenzó ejecutando Boca a través de Graciani y Scoponi lo atajó y allí comenzó a transformarse en el héroe de la jornada. Luego Berizzo puso el 1-0 para la lepra. Fue el turno de la Rata Rodríguez y otra vez las manos del Gringo impidieron el gol de Boca. Llop puso el 2 a 0. Giunta descontó para Boca y Zamora colocó el 3 a 1, lo que obligaba a Pico a convertir para seguir con vida. Pero el volante xeneize remató al travesaño y selló la vuelta olímpica para Newell’s.

   Fue una explosión rojinegra en La Boca que retumbó en Rosario para toda la alegría del pueblo leproso. Un Día de la Independencia inolvidable, que entró en la historia grande del Parque. Por eso vale la pena repasar en boca de los protagonistas como Norberto Scoponi y Juan Manuel Llop aquella gesta memorable. A medida que avanza el calendario el logro cobra mayor relevancia. El Newell’s de Bielsa lo hizo.