Cuestionamientos de vecinos por una cena en un salón de eventos habilitado por la Municipalidad

Enojo y preocupación en las redes por gran evento social desarrollado en La Florida

La noche cálida, agradable, la belleza y el encanto del lugar y la maravillosa vista al río Paraná, fue el marco ideal para que anoche, en el salón de eventos Posta 36, ubicado en calle Buchanan al 200, en la zona norte de la ciudad, se desarrollara una cena con música incluida. La velada, anunciada luego de la controvertida y cuestionada habilitación por parte de las autoridades municipales de Rosario, disparó no obstante cuestionamientos de vecinos, que aprovecharon las redes sociales para hacer público su asombro y mal humor.

De tal modo, a los cuestionamientos que hizo la Cámara de Salones de Fiestas Infantiles, en el sentido de por qué la Municipalidad habilitaba a unos para funcionar y a otros no, se le sumó el enojo de muchos vecinos. Incluso hubo quien, según pudimos saber, llamó a la policía y recibió como respuesta que no podían hacer nada porque había habilitación pertinente de la Municipalidad.

Anuncios

Por supuesto que no faltó quien, con razón, le recordara a las autoridades municipales que Rosario tenía alrededor de 1.000 contagios, muertos por Covid 19, una estructura sanitaria desbordada, con personal de la salud exhausto y gravemente expuesto no solo al Covid sino a cansancio, estrés y depresión, y que horas atrás el presidente de la Nación, Alberto Fernández, al lado del gobernador Omar Perotti, había anunciado restricciones para varias regiones comprometidas debido al alto número de personas contagiadas, entre ellas la provincia de Santa Fe. «Les pido a todos y todas que entiendan la dimensión del problema», había dicho el mandatario en ese discurso.

sta cena fue la segunda de las tres previstas para el fin de semana. La anterior se había realizado el viernes por la noche y la última será este domingo. Se tratan de los primeros eventos «masivos» previstos en Rosario luego de casi siete meses de restricciones por la pandemia de coronavirus.

La organización está a cargo de la empresa de catering Martha Cura y se desarrolla en el salón Posta 36, en la zona de La Florida. Según pudo averiguar este medio, las reuniones venían planeándose desde hacía algunas semanas, luego de que se hiciera oficial y llegaran algunos reclamos de la Cámara de Salones de Eventos, se aplicaron mayores controles.

En el salón se vieron mesas de cuatro comensales, para respetar la distancia social y los trabajadores tenían su barbijo. Además, al DJ, según la fuente que presenció la jornada del viernes, «lo escondieron» detrás de un biombo para evitar contacto con los clientes. Se calcula que entre los tres días unas 500 personas habrán asistido a estas reuniones.