Casilda: condenan a ocho años de prisión a un jubilado por un violento robo

Al hombre se le atribuyó formar parte de una asociación ilícita dedicada a organizar delitos en el sur provincial. La pena fue unificada con una condena anterior y quedó fijada en 14 años y ocho meses.

Un hombre de 74 años fue condenado hoy en Casilda a 8 años de prisión por haber cometido un violento robo registrado hace poco más de 2 años en esta ciudad y formar parte de una banda que se dedicaba a cometer ilícitos en el sur santafesino.

El castigo impuesto por esos delitos fue unificado con una condena anterior, de 2015, que el hombre venía purgando, lo que concluyó en un pena “única y definitiva” de 14 años y 8 meses de cárcel.

Anuncios

Así fue resuelto por los jueces de primera instancia Marisol Usandizaga, Alvaro Campos y Alberto Jesús Rizzardi, en el marco de un juicio oral desarrollado en los tribunales casildenses y cuyo fallo fue leído este viernes por la mañana aunque aún restan por conocerse los fundamentos.

Carlos Segundo Marquardt fue condenado como coautor penalmente responsable del delito de robo agravado por el uso de arma e integrar una asociación ilícita junto a otros tres delincuentes de los cuales dos ya fueron condenados en procesos abreviados y el restante falleció mientras se encontraba prófugo.

El hecho juzgado se produjo en la madrugada del 10 de septiembre de 2018 cuando tres hombres ingresaron a una vivienda casildense de calle Carlos Casado al 2200 y tras reducir a los moradores para despojarlos de dinero y un celular emprendieron la fuga a bordo de un vehículo conducido por Marquard, quien oficiaba de “campana” mientras lo esperaba afuera del domicilio.

El movimiento quedó registrado por una cámara de seguridad cuyas imágenes fueron claves para avanzar en la investigación. Si bien el hombre condenado en Casilda no fue captado en la filmación, el material peritado permitió poner en marcha medidas que condujeron a su identificación y detención.

Esto allanó el camino para sumar evidencias de que también, como quedó probado, era miembro de una organización delictiva que operó en el sur provincial al menos desde septiembre a diciembre de 2018, lo que quedó al descubierto a través de escuchas telefónicas.

Los ilícitos eran planificados y organizados a través de una modalidad que implicaba la distribución de tareas procurando medios materiales para llevarlos a cabo. En el ocurrido en Casilda, Marquard hizo de “campana” esperando arriba de su auto Ford Fiesta Kinetic Design Titanium a los otros tres delincuentes que entraron al domicilio para perpetrar el atraco y tiempo después cayeron y fueron juzgados, excepto uno que murió sin poder ser detenido.

Si bien el fiscal de la causa, Emiliano Ereht, había solicitado una pena de 16 años de prisión valoró el fallo impuesto contra el condenado. “Estamos conformes porque logramos demostrar la autoría del acusado”, dijo el funcionario judicial a La Capital para resaltar que “gracias a la investigación se pudo reconstruir su participación” en el hecho de robo achacado así como establecer que integraba una banda que se dedicaba a realizar entraderas.

“Si bien no fue registrado por la cámaras ni había un testigo se logró dar con él a partir de impacto de las llamadas telefónicas y las escuchas llevadas adelante”, explicó Ereht, para luego agregar que esto “también llevó a establecer que se dedicaba a organizar con otros integrantes robos de casas siempre de madrugada y para lo cual contaban con un colaborador que abría las puertas de los domicilios sin forzarlas para sorprender a las víctimas”.

El acusado fue representado por la defensora pública, Evangelina Bonacalza, quien al no lograr el sobreseimiento pidió la posibilidad de que cumpla la sentencia bajo prisión domiciliaria, lo que también fue rechazado por el tribunal. Marquardt, quien es jubilado y está domiciliado en Granadero Baigorria, ya había obtenido ese beneficio en la condena anterior por robo calificado, cuya medida violó para seguir delinquiendo.