Salud en verano: consejos para no enfermarse durante las vacaciones

No enfermarse durante las vacaciones y no “traer” ningún germen del viaje, son preocupaciones cuando uno decide salir de su casa en verano, especialmente si el destino es otro país.

Anuncio

Después de dos largos años en los que la atención estuvo centrada en el Covid, con períodos en los que hubo que atenerse a protocolos, este 2023 se presenta bastante diferente al respecto: las variantes que están circulando no generan preocupación sanitaria y, de hecho, ya no existen en la Argentina medidas ni para ingresar ni para salir.

Sí es recomendable estar atento a los síntomas y aislarse cinco días si aparecen: dolor de garganta, fiebre, malestar general, tos y/o resfrío fuerte.

¿Dónde hay que poner el acento entonces esta temporada? Desde Epidemiología de la Secretaría de Salud Pública municipal aseguran que hay enfermedades que preocupan y a las que hay que prestarles atención. En primer lugar (por la cantidad de casos en zonas cercanas), está el dengue; sin que haya que restarle importancia a la fiebre amarilla y la polio, especialmente si el destino es Brasil.

El país vecino tuvo un 2022 con una elevada cantidad de casos de esta enfermedad producida por el mosquito aedes aegypti, y es por eso que quienes viajan tienen que tomar todas las precauciones para no infectarse, y al regreso no ser un factor de contagio entre familiares y vecinos.

En Brasil la epidemia comenzó en 2019 y hacia fines del año pasado se agravó, con un número importante de infectados y de defunciones en este momento.

Matías Lahitte, a cargo de Epidemiología de Salud Pública de Rosario, hizo referencia a la cantidad “muy importante” de contagiados con dengue en Brasil, “algo que puede representar un problema en nuestra zona; por eso es imprescindible tomar precauciones”.

Como no hay vacunas para esta enfermedad la prevención es clave. “El virus es transmitido por un vector, el mosquito aedes, entonces es necesario utilizar repelente, usar ropa clara (evitar particularmente el color rojo), controlar que en los lugares donde estamos no haya agua estancada ni basura (no hace falta que sea una pileta o fuente, el mosquito se reproduce en poca cantidad de líquido)”. Y estar muy atentos a los síntomas.

El dengue, detalló el infectólogo, puede ser grave. “Si una persona tiene fiebre, dolor detrás de los ojos, de cabeza, dolor muscular y de articulaciones; si siente náuseas y un cansancio intenso, no hay que demorar la consulta. Un síndrome febril inespecífico, sin resfrío ni tos, ya es motivo para prestarle atención y solicitar una consulta médica”, dijo Lahitte.

También pueden aparecer manchas en la piel y en algunos casos picazón en el cuerpo y sangrado de nariz y encías.

En Rosario, que ha tenido brotes importantes de dengue en otros años, por el momento la situación está controlada. “En 2022 no tuvimos casos autóctonos. Sólo dos importados: una residente rosarina de origen brasilero que había viajado a su país y presentó síntomas al regresar y un viajero proveniente de Costa Rica (en zonas tropicales el dengue es autóctono). En ambos casos se hizo control focal, lo que significó ir a su barrio, hablar con los vecinos para darles herramientas de prevención, descacharrar las viviendas y pudimos frenarlo”.

El problema es que si una persona está infectada, un mosquito la pica y a su vez pica a otra persona, ésta puede contraer la enfermedad.

A no bajar la guardia

No se trata de cualquier mosquito sino del aedes aegypti, que es el que puede portar el virus. Esta especie sí se ha detectado en Rosario en algunas zonas en los últimos meses. “Venimos haciendo un trabajo desde agosto que consta en poner unas trampas, estratégicamente ubicadas por barrios, y de ese modo nos enteramos si hay larvas de aedes aegypti. Encontramos pocas, pero hay. El calor extremo y las lluvias escasas han ayudado a que haya menos mosquitos en este verano, porque las altísimas temperaturas evitan que las larvas crezcan”, explicó el especialista. Sin embargo, “no hay que bajar la guardia”, agregó.

“Consultar a tiempo es sumamente importante por la persona en sí y para evitar casos secundarios”, remarcó el infectólogo, quien solicitó a la población que colabore con la limpieza de los espacios hogareños, utilice repelentes y coloque mosquiteros. “Afortunadamente vemos que la gente es más consciente en relación a este tema luego de tantos años de información y campañas”.

El laboratorio del Cemar está equipado para realizar el estudio de PCR que permite no sólo diagnosticar dengue sino también determinar el serotipo.

En tanto, el especialista comentó que el aedes no sólo puede transmitir el dengue. Hay otras enfermedades que puede generar como el zika y chikungunya. “En Argentina, en el norte, hemos tenido casos de estas enfermedades”, reconoció el médico.

Fiebre amarilla y otras

El otro tema de preocupación para viajeros que van a zonas selváticas de Brasil es la fiebre amarilla, producida por diversos tipos de mosquitos.

“Quienes viajen a esos lugares deben vacunarse al menos 15 días antes para tener los anticuerpos necesarios”, destacó Lahitte.

“Las formas graves pueden ser muy severas”, advirtió el médico.

“Una sola dosis te protege toda la vida”, dijo y agregó: “Como se trata de una vacuna a virus atenuado hay ciertas precauciones. No pueden colocársela quienes estén inmunosuprimidos, las embarazadas y los mayores de 65 años. Ante cualquier duda, si el viaje está planificado, recomendamos hacer una consulta médica previa”.

En Rosario las vacunas están disponibles en los hospitales Roque Sáenz Peña, Alberdi, Vilela y Carrasco.

Los síntomas de esta enfermedad son fiebre, dolor de cabeza, náuseas y vómitos. En los casos graves pueden presentarse trastornos renales, hepáticos y cardíacos fatales.

En Brasil también hubo casos de polio y sarampión, enfermedades para las que, justamente, se inició en 2022 en la Argentina una campaña de refuerzo de vacunas. “Lo más fuerte de esa campaña terminó en diciembre, pero seguimos alentando a que los padres vacunen a sus hijos e hijas con ese refuerzo que está indicado para niñas y niños de 13 meses a 4 años inclusive que tienen que colocarse dosis adicionales, gratuitas y obligatorias de las vacunas triple viral (contra sarampión, rubéola y paperas) y contra poliomielitis, más allá de las dosis que hayan recibido antes”.

“Los brotes en otras partes del mundo, e incluso en países cercanos son los que nos hacen mantener el alerta”, señaló el profesional.

La viruela símica es otro tema para tener en cuenta entre quienes regresan de otros países. El Ministerio de Salud de la Nación confirmó esta semana el segundo fallecimiento en el país de una persona que había adquirido la enfermedad.

Los casos reportados hasta el momento son más de mil. La mayoría en varones de una edad promedio de 35 años. Sin embargo, puede afectar a personas en cualquier etapa de la vida.

La llamada viruela del mono (que luego pasó a denominarse mpox, en todas las lenguas) se concentra especialmente en 9 países: Estados Unidos, Brasil, Francia, Colombia, Alemania, Perú, México, Chile y Países Bajos.

En Rosario se registraron hasta el 17 de diciembre de 2022, un total de 15 casos, confirmados por resultados de análisis bioquímicos, que evolucionaron en forma favorable.