Jeff Bezos culminó con éxito el primer vuelo de su empresa de turismo espacial

Compartir

El multimillonario, dueño de Amazon, partió desde el oeste de Texas llevando entre los pasajeros a un a mujer de 82 años

El multimillonario Jeff Bezos llegó este martes al espacio en el primer vuelo de su empresa de turismo espacial con personas a bordo.

Anuncio
coinpayu

El fundador de Blue Origin además de Amazon es ahora el segundo multimillonario que viaja en su propio cohete. Partió al espacio desde el oeste de Texas junto con su hermano, un adolescente holandés y una pionera de la aviación de 82 años: la persona más joven y la más vieja que viajan al espacio.

El cohete New Shepard de Blue Origin remontó vuelo con su grupo ecléctico de pasajeros en el 52do aniversario del alunizaje de Apolo 11.

Bezos apunta a una altura de 106 kilómetros, unos 16 kilómetros más que el vuelo de Richard Branson el 11 de julio.

La capsula es totalmente automática, lo que evita la necesidad de llevar personal entrenado para el breve vuelo. El cohete Virgin Galactic de Branson requiere dos pilotos.

Los cohetes New Shepard realizaron 15 vuelos de prueba no tripulados desde 2015. Si concluye con éxito, Blue Origin planea dos viajes tripulados más este año.

La empresa aún no vende pasajes al público. Los viajeros en los próximos vuelos serán los participantes en la subasta de 28 millones de dólares del mes pasado para obras de beneficencia. El ganador desconocido se retiró el vuelo del martes debido a un problema de horarios, y su plaza quedó para Oliver Daemen, un estudiante universitario holandés cuyo padre fue uno de los postores.

También viajan Mark, hermano menor de Bezos, y Wally Funk, una de 13 pilotos que se entrenaron a principios de los años 60 para el proyecto Mercury de la NASA pero no fueron aceptadas por ser mujeres.

No todos en la remota población desértica de Van Horn estaban encantados con la situación que se desarrollaba 40 kilómetros al norte.

“Es un lujo reservado a los ricos”, dijo Jesús Ramírez, dueño de una pizzería. Planeaba observar el lanzamiento desde el patio de su restaurante mientras sorbía un café.


Compartir