El municipio solicitará a la provincia ampliar el horario de gastronomía y comercios

Compartir

Javkin pedirá que bares puedan abrir hasta las 23 y locales, supermercados y almacenes cierren a las 20 por la mejora en los datos sanitarios

La Municipalidad pedirá a la provincia la extensión horaria de la gastronomía hasta las 23, luego del desaire que sufrió el sector el último fin de semana, cuando se comunicó la apertura de actividades en el marco de las restricciones sin anuncios para la actividad.

Anuncio

La no ampliación fue tomada con mucha bronca por los dueños de bares y restaurantes, que de esta forma quedaron hasta el 9 de julio con el horario máximo de las 19, ya que consideran que estaban dadas las condiciones para una apertura mayor, sobre todo los fines de semana. El municipio también solicitará que se amplíe una hora más para el comercio.

Los gastronómicos afirman que tienen la palabra del gobierno de analizar la posibilidad de modificar los horarios la semana que viene, y fuentes oficiales deslizan en off que el pedido podría tener luz verde el viernes. El Ejecutivo rosarino acompañará el reclamo, luego de que el sábado en una reunión por Zoom entre Pablo Javkin y el sector, el intendente prometió hacer público el pedido a la provincia ante el descontento de los empresarios.

Por estas horas se evalúa si hay una nota formal al ministro de Gestión Pública provincial Marcos Corach o si todo se resuelve en una charla telefónica, algo que también replicaría Emilio Jatón en la ciudad de Santa Fe. Detrás del pedido, podría leerse un mensaje de iniciativa política de ambos intendentes luego de que la semana pasada los municipios no fueran consultados antes de la extensión anunciada por Omar Perotti.

El decreto provincial, al igual que los últimos que firmó el gobernador, faculta a Corach a hacer ampliaciones o flexibilizaciones sobre las actividades en virtud de la evaluación sanitaria a través de una resolución ministerial. El municipio fundamenta el pedido en que a partir de la buena evolución de los indicadores epidemiológicos, se pueda retomar al menos un turno de cena e ir evaluando paulatinamente. En el caso del comercio, la idea es evitar aglomeraciones.

Hoy, al igual que bares y restaurantes, los locales comerciales pueden recibir clientes hasta las 19 en el centro y los shoppings, y en los barrios el municipio les permite tomarse una hora más para terminar de atender a los compradores que ya hayan ingresado, ordenar y limpiar.

A las 20 deben estar todos cerrados, mientras que el pedido es ahora que puedan entrar personas hasta esa hora, algo que beneficiará particularmente a los centros comerciales, supermercados y almacenes. Ambas solicitudes serán ahora analizadas por la provincia, que puede autorizar o no, pero también tiene la potestad de hacer lugar a medias, por ejemplo llevando el cierre de los bares a las 21.

Ánimos caldeados

Alejandro Pastore, secretario de la Asociación Hotelero Gastronómica de Rosario, dijo que hubo bronca entre los comerciantes luego de los anuncios del mandatario. “Nos sorprendió muy negativamente que no se hubiera habilitado una ampliación de muy poca magnitud, en un contexto sanitario que se presentaba como más favorable. No estamos hablando de un gran cambio: es permitir cuatro horas más para la cena, sin circulación vehicular y con un 30 por ciento de aforo. Además, el escenario es de un clima que no acompaña para que la gente se vuelque masivamente a la gastronomía”, expresó.

También apuntó a la confusión que implicó “la sugerencia de que iba a hacerse algo, pero finalmente se hizo lo contrario”, en referencia a lo que se dijo en la previa, y que según su mirada “afectó el ánimo de los gastronómicos”. Al respecto, mencionó que trajo inconvenientes “desde la imposibilidad de organizarse con previsibilidad, ya que en algunos de los casos son empresas muy pequeñas que tienen que enfrentar obligaciones contundentes como los sueldos de junio y el aguinaldo“, pero también “desde lo emocional, por la necesidad propia que implica poder trabajar y hacer el mayor esfuerzo para salir de esta situación que tanto nos afecta”.

Una vez más, el referente insistió en el “rol social” que cumple el rubro: “La gastronomía hace una contribución para encuentros por menor cantidad de tiempo y comensales, con alguien que audite un protocolo, y con la posibilidad de que el Estado monitoree el cumplimiento de las normas sanitarias, que no suele darse en reuniones familiares”. Además, reiteró el pedido a la provincia de asistencia, principalmente de un “subsidio directo a las empresas para hacer frente a deudas que se han contraído con alquileres, proveedores y servicios”.

En líneas generales, dijo que “no alcanza solo con la asistencia, ni con el trabajo”, por lo que pidió encontrar “un equilibrio entre ambas cosas cuando la ventana de oportunidad así lo permita, para poder atravesar estos días tan complicados hasta que nos alcance la definitiva nueva normalidad, que ya sabremos qué implicará cuando se termine la vacunación”.

Expectativa en shoppings

El pedido para que los comercios extiendan su horario hasta las 20 cosechó indiferencia entre los comerciantes del centro, donde a las 19 ya no queda nadie, y aún menos con las temperaturas invernales, pero fue bien recibida por los shoppings. “En el centro hace frío, pero adentro de los centros comerciales vendría bien, porque está más calentito. Entonces hasta las 19.30 podríamos atender, y a las 20 cerrar el local, sería justo”, comentó Nelson Graells, de Amigos de la Peatonal Córdoba.

Además, la solicitud contempla a supermercados y almacenes, que también están hoy limitados hasta las 19 y podrían abrir sus puertas una hora más. En general, la apertura hasta más tarde de los comercios de cercanía que venden alimentos termina beneficiando a las personas que salen de trabajar y pueden concurrir para procurarse los elementos para preparar la cena.


Compartir