El Indio Solari calificó de “régimen” al gobierno de Macri y disparó contra los “oscurantistas” de la pandemia

Compartir

El ex líder de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota ofreció una larga entrevista en la que dijo que es “un casi genocidio la pelea por la vacunación”

El Indio Solari volvió a la carga. Unas pocas horas después de que revelara en las redes sociales el el significado de “Ñam fri frufi fali fru”, el clásicos de los Redondos, ofreció una entrevista en la que disparó contra el comportamiento “oscurantista” de la gente durante la pandemia, pidió que a los medios que se ocupen “en transmitir lo que está bien y lo que está mal” y disparó contra el ex presidente Mauricio Macri por las denuncias judiciales contra su gobierno.

Anuncio

No vi a nadie de ese régimen complicado con la cana”, comentó irónico el ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota a Radio Provincia, al referirse a la causa que se le inició a al ex asesor judicial macrista Fabián Rodríguez Simón, exiliado en Uruguay sobre quien pesa un pedido de detención internacional librado por la jueza federal María Servini.

Consultado sobre la confesión que hizo Maccri, al contar que cuando estaba en poder, a las 19 apagaba todo y miraba Netflix, comentó: El último paso que han dado es ese, de cagarse en todas las mentirasSe nota todo, no han podido ocultar nada, ni el fiscal mayor, que hay grabaciones, imágenes en Pinamar”, afirmó sin mencionar a Carlos Stornelli, y agregó: “… y está todo igual”.

“Seguir cantando es la única promesa que hago últimamente, porque es lo que me gusta: cantar”, sostuvo el músico, de 72 años, y añadió: “Me gusta mucho decir mis letras con música, soy más un rapsoda que un poeta”. “Sigo haciendo canciones, todos los días hay una por lo menos”, contó.

Ahí anda la gente ignorando cosas elementales”, definió. Caracterizó que esa no es cualquier gente, sino “esa misma gente que no sabía que andaba desapareciendo gente”, en referencia a las víctimas de la dictadura militar de 1976. Y añadió: “Lo lógico es que se está muriendo gente, no era una mentira. Andá a un hospital, pelotudo. Andá a ver los que están vivos, que dos de cada tres se mueren en terapia”.

“Son ricachones de morondanga”

En este marco, indicó: “Me da vergüenza que hay quienes se han mofado de las personas que están en la primera línea como médicos, enfermeras, camilleros, son ricachones de morondanga. Hay que seguir esmerándose en la transmisión de lo que está bien y lo que no está bien, porque hay gente que está con el proyecto de no cuidarse, que es volver al Medioevo”.

Y señaló que hay “un montón de gente implicada en delirios que son casi genocidios, como la pelea contra la vacunación, contra las medidas del gobierno para que sea lo menos riesgosa la pandemia para los habitantes del país” y se refirió a “los palos en la rueda que ponen los noticieros de los canales adictos a la locura”.

No obstante, expresó su desencanto sobre el debate público sobre la pandemia. “Yo ya he aceptado que en esta vida no voy a estar cómodamente con mucha gente, porque para mí, la rosca política no es el camino, difícilmente se llegue a un lugar tolerable. El mundo tolerable es el de las virtudes”, admitió el músico, y afirmó que ahora se dedica “a la virtud, a la compasión”, porque ya ni los ideales le interesan, y sentenció: “El peligro va más rápido que todas las soluciones que tenemos”.

“Los dueños de los medios son gente de mierda. Ellos tienen la ventaja de la fuerza bruta, de la potencia. Lo que no entiendo es que gente que haya ido al secundario o tiene una instrucción siga creyendo en las pelotudeces que se dicen”, aseguró Solari, y explicó: “McLuhan lo explicó hace mucho tiempo, si no entendés la manipulación que hacen los medios es porque no leíste los libros que se dedicaron a eso… y jodete”.

“La vez pasada me cuestionaba cómo una señora, esta gorda que está con el batón en la carnicería hablando pestes de la vacuna rusa, puede enjuiciar a la ciencia rusa, una de las ciencias más revolucionarias que ha habido. No sabe nada y, sin embargo, de eso está llena la calle”, siguió el cantante de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. Y aseguró que “ahí anda la gente ignorando cosas elementales”, pero no cualquier gente, sino “esa misma gente que no sabía que andaba desapareciendo gente”.

El arte según el Indio

En la entrevista que el Indio le concedió a Marcelo Figueras, editor del libro “Sinceramente” de Cristina Fernández de Kircner, habló de la trastienda de la composición de sus temas, muchos erigidos como banderas del rock argentino, y también qué piensa cuando lo critican diciendo que sus letras no se entienden.

  • “Siempre fui más de ejercer el arte que de aprender“.
  • “Todo el tiempo estuve en una sociedad que no le gustaba lo que hacía. Ahora de grande me están festejando bastante, pero casi todo el tiempo, a excepción de los grupos que le interesaba o se sentían reconfortados o participaban de esa manera de ver las cosas, el resto estaba en mi contra“.
  • “Tuve la suerte de tener facilidad para lo que es histriónico, artístico. Que tiene mucho que ver con el magnetismo físico, una manera de presentar las cosas atractivas. Eso, para aquel que se dedica a su ego, es un alimento de primera calidad”.
  • No sé cómo la gente se queja del mundo digital, se queja porque invade todo, pero respecto al arte, a mi me parece estupendo”.
  • “Yo soy tan de curiosidad que no me banco ni los materiales ortodoxos para hacer las cosas”.
  • “Soy muy haragán, son impulsos los que me llevan a hacer las cosas. Si fuera por mí, estaría todo el día rascándome el higo tirado en la cama, mirando películas”.
  • “Cuando armé la banda, había tipos que les di el raje urgente porque creían que para que yo los copara tenían que manifestarse de alguna manera determinada, y era lo que más me rompía las pelotas. Ese no me duraba ni dos minutos”.
  • “Soy un tipo que está en un asado y siento que me estoy perdiendo algo en otro lado, eso es una cagada, muy de judeo-cristiano, que nos estamos perdiendo algo por estar acá”.
  • “La vez pasada uno me jodía que no entendía las letras. Yo le decía que en realidad me tendría que estar agradecido. La aduana del entendimiento es una pérdida de tiempo grande si lo que estás buscando es emocionarte, yo la pasaba por encima. Te mandaba una fruta que no tenías que entenderla, tenías que emocionarte o no. Eso es lo que uno busca. La regla fundamental de la poesía: emocionar”.

Compartir