El puma atrapado en Amstrong no es el que deambuló por Roldán y Casilda en abril

Compartir

El felino fue atrapado en el centro de la localidad por la sección ecológica de la Policía Comunitaria y trasladado a Santa Fe donde será atendido por lesiones y luego liberado en su hábitat

El puma atrapado este miércoles en Armstrong por la Policía Comunitaria de Santa Fe, sección ecológica, tras ser encontrado en una obra en construcción de calle Belgrano al 800, no es el mismo que tuvo en vilo a varias poblaciones del Gran Rosario y Casilda a finales de abril de este año.

Anuncio

Así lo confirmó el jefe de la repartición ecológica santafesina, Daniel Ojeda Medina, quien desde el martes estaba en la localidad trabajando para ubicarlo: “No es el mismo puma, es otro mucho más flaco, tiene menos altura y está bastante maltratado físicamente. Es un felino en estado salvaje que atacó a varios animales en Armstrong”.

El responsable del área explicó que previamente intentaron hacer el mismo procedimiento que con el otro puma, “acompañarlo a zona segura y sacarlo de la urbe, pero este animal insistió en quedarse y se introdujo en una casa en construcción que está en pleno centro poniendo en en peligro a las personas”.

“Si bien preservamos al animal, también tenemos la responsabilidad de proteger a las personas en primera instancia, así que hicimos un operativo para cercarlo, logramos que ingrese en un cuartito de la construcción y ahí improvisamos una jaula donde lo tenemos reducido”, detalló el jefe de la sección ecológica cerca de las 10.30 de la mañana de este miércoles.

Luego Ojeda fue a buscar “la jaula apropiada” que tenían instalada cerca de una vivienda de zona rural propiedad de Juan Bogado, ubicada a seis kilómetros del casco urbano y donde el animal había ingresado cuatro noches seguidas.

El mayor daño lo tuvo este agropecuario ya que el puma lesionó a tres caballos y mató a otro. También capturó varias ovejas. Ojeda confirmó que el animal tiene una herida en una pata que será evaluada por un veterinario: “Pudo ser provocada por una persona o se lastimó en alguna de sus caserías, yo diría a primera instancia que lo lesionó alguien”, aventuró el jefe de la policía ecológica.

“Como está herido, lo trasladaremos a la granja La Esmeralda de Santa Fe, donde hay personal de fauna especializado para asistirlo en la recuperación y su posterior liberación. Ellos le hacen una cuarentena, un seguimiento y después lo liberan”, explicó Ojeda.

En cuanto a las características de estos animales, el jefe de la división ecológica destacó que miden en promedio un metro y medio y el peso puede variar, de acuerdo a la alimentación que reciba, entre 35 y 105 kilos.

“El último puma que avistamos (el que anduvo por Roldán y Casilda) estaba pesando unos 120 kilos. No es normal ver un animal tan gordo por eso sospechábamos que estuvo en cautiverio, motivo por el cual se alimentaba de presas muertas, ya que en su estado salvaje es cazador.”, destacó Ojeda.

Al ser consultado por el destino de dicho felino, el jefe de la división ecológica santafesina confirmó que ”ese puma volvió a su hábitat, no vamos a saber más de él, es raro que vuelva, está en libertad disfrutando su vida”.

Según los testimonios de los vecinos de Armstrong, el animal fue encontrado este miércoles a las ocho de la mañana por obreros de la construcción. Llegaron a trabajar y se toparon con el puma dentro de la casita donde guardan materiales. Cuando los albañiles retiraron las maquinas, vieron que el felino estaba agazapado al lado de la mismas.

Los trabajadores dijeron que el puma se quedó quieto y que llamaron a la policía que se acercó de inmediato hasta la obra céntrica. Dicha construcción está rodeada de tapiales, por lo que se presume que debió saltar los mismos para luego ingresar al cuarto de herramientas que usó como escondite.

En puma había sido visto en la madrugada de este martes y apareció en un video captado por las cámaras de seguridad del Hotel Norte de Armstrong. Las imágenes donde se lo ve caminando por la playa de estacionamiento del hotel, pusieron en alerta a los residentes de esta localidad de unos 15 mil habitantes situada a 94 kilómetros al oeste de Rosario.


Compartir