Buscan 25 aliados para salvar el edificio de La Favorita

Compartir

La Asociación de Amigos de Calle Córdoba avanza en una propuesta para que empresarios locales gerencien el comercio de Córdoba y Sarmiento

Mientras se acerca el cierre de la tienda Falabella, y en medio de rumores sobre interesados en alquilar la emblemática esquina de Córdoba y Sarmiento, la Asociación de Amigos de calle Córdoba insiste en su propuesta para convocar a empresarios locales que puedan invertir y formar un consorcio para gestionar espacios en el edificio centenario íntimamente ligado a la memoria de Rosario. Según señalan desde la entidad, se necesitan unos 25 empresarios, de distintos rubros, para volver a dar vida a la tienda inaugurada en 1927.

coinpayu

No es la primera vez que desde la entidad que reúne a comerciantes de la peatonal se movilizan para evitar que la calle Córdoba pierda una de las propuestas más atractivas del área central y que más movimiento de consumidores genera. A mediados de los 90, antes de que los dueños de la tienda La Favorita acordaran la venta del comercio a Falabella, también desde la Asociación Amigos de calle Córdoba salieron a convocar a comerciantes locales para rescatar ese espacio.

«Como aquella vez, nosotros proponemos hacer una lista de personas que puedan estar dispuestas a invertir en el lugar», resumió uno de los referentes de la agrupación, Nelson Graells. Y estimó que por lo menos será necesario sumar unas 25 voluntades para ocupar la construcción de cuatro plantas, inaugurado en 1927 a imagen y semejanza de las grandes tiendas europeas.

Desde el vamos

Cuando hace 20 días el grupo de capitales chilenos que gerencia la cadena Falabella anunció su intención de cerrar su sucursal en Rosario, el centro rosarino se sacudió. El cierre del negocio, previsto para el mes próximo, fue leído como «un golpe difícil», sobre todo en un contexto de caída de ventas y reducción en la circulación de personas producto de la pandemia de coronavirus.

Para Graells, lo más importante es que el edificio que aún pertenece a la familia García no permanezca vacío demasiado tiempo. «Los dueños pueden negociar con quien les parezca, nosotros no podemos elegir a los inversores. Lo que sí ofrecemos es convocar a una lista de personas a quienes puede interesarles el negocio», explicó y aseguró que «aún en este momento hay mucha gente que está dispuesta a escuchar».

La convicción entre los amigos de la peatonal es que el centro debe mantener este hermoso edificio, tan ligado a la historia de la ciudad, «abierto y funcionando».

Y de acuerdo con este objetivo, Graells destacó que «mucha gente a quien ya contactamos nos dijeron que están dispuestos a hacer un esfuerzo, aún en esta época difícil, y si es razonable el proyecto y la oferta están dispuestos a escuchar».

Los rumores

La suerte del local de Córdoba y Sarmiento es una usina de rumores próspera entre los comerciantes de la ciudad. La semana pasada trascendió el interés del empresario Francisco de Narváez, dueño de la cadena Walmart, y heredero de la desaparecida cadena de tiendas Casa Tía. También un grupo de tiendas brasileño que ya abrió locales en las capitales de las provincias de Mendoza y Córdoba.

La propuesta de los empresarios rosarinos bucearía en los orígenes de la tienda local, rescataría el nombre de La Favorita y llenaría tres de los cuatro pisos del edificio con la oferta de comerciantes y fabricantes locales. Además sumaría un gran espacio gastronómico que traccione clientes al resto de las propuestas.

Graells destaca que “todo depende de los propietarios del edificio. Nosotros pedimos que los dueños tomen alguna resolución lo más rápido posible”, afirmó y aseguró: “Creo que todos, la Municipalidad, la Asociación Empresaria y nosotros, vamos a estar atentos a buscarle una solución a este problema, una vez que sepamos cómo quieren seguir los dueños con el edificio, que es tan emblemático para la ciudad”, aseguró.

Falabella anunció el cierre de su tienda local el 6 de abril pasado. La noticia no causó tanta sorpresa ya que la firma ya venía achicando sus sucursales en todo el país, no obstante se recibió con dolor por la pérdida de 110 puestos de trabajo (un tercio de los que históricamente supo tener la tienda local), sino también por las consecuencias que acarrea el cierre de un edificio emblemático para el centro de la ciudad.


Compartir