Tormenta: 6 árboles caídos y casi 50 milímetros de agua acumulados en 24 horas

Compartir

En la zona de Alvear entre Montevideo y Zeballos cayeron dos árboles. Uno aplastó a una camioneta y su conductor se salvó por muy poco.

Rosario y la región continúan bajo alerta amarilla por fuertes tormentas. La Dirección de Defensa Civil de Rosario consignó que en las últimas 24 horas se registraron 49,7 milímetros de agua y se recibieron seis denuncias por caída de árboles. Uno de esos casos sucedió en Alvear y Zeballos, donde una camioneta fue dañada por la caída de un ejemplar de gran porte. Otro hecho similar se produjo, muy cerca de allí, en Montevideo y Alvear, detrás del Museo Municipal de Bellas Artes «Juan B. Castagnino», aunque en este último caso la caída del árbol no causó daños ya que se produjo en la plaza.

El titular de Defensa Civil de Rosario, Gonzalo Ratner, indicó este mediodía a La Capital que el total de agua caída entre las 5.10 y las 9 llegó a los 38,4 milímetros.

Estamos bajo alerta amarilla por tormentas fuertes hasta las primeras horas de la tarde. Según el parte del Servicio Meteorológico con el correr de las horas saldríamos de esa situación, pero los pronósticos indican que seguirá presente el tiempo muy inestable. Es decir que seguirán las lluvias por el resto del día”, agregó Ratner.

Una de las situaciones más graves se vivió esta media mañana en Alvear y Zeballos, donde un enorme árbol se desplomó sobre una camioneta, propiedad de un verdulero de la zona. A pesar de lo espectacular del accidente no se registraron heridos.

El conductor de la camioneta contó que se salvó de sufrir serias lesiones de una manera fortuita. “El vehículo me venía fallando. Entonces decidí tirarme al costado para no quedar entorpeciendo el tránsito. Me detuve ahí y comencé a darle marcha, pero como no arrancaba el motor me bajé de la camioneta. Enseguida escuché el estruendo de cuando se caía el árbol encima de la chata. Yo estaba al costado de la puerta. Me golpearon las ramas, pero no me pasó nada”, contó el muchacho.

«Fue muy shockeante porque escuché el ruido, vi que se me venía el árbol encima y atiné a correrme de casualidad. Estoy bárbaro, pero escuchar el estruendo del árbol sobre la camioneta fue impactante», añadió.


Compartir