La Iglesia «perpleja» frente al escándalo del «vacunatorio VIP» en el Ministerio de Salud

Compartir

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina monseñor Oscar Ojea ratificó que la vacuna deber ser «universal» y «nadie debe quesarse sin ella».

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina monseñor Oscar Ojea aseguró que la Iglesia “vive perpleja la politización de la vacuna” que termió en escándalo cuando este viernes el periodista Horacio Verbitsky confesó que se había vacunado contra el coronavirus en el Ministerio de Salud de la Nación y disparó la renuncia del titular de la cartera, Ginés González

“El Señor Jesús nos quiere demostrar a qué punto ha asumido la naturaleza humana, sufriendo la tentación”, señala Ojea, en un video grabado por el primer domingo de Cuaresma. Su mensaje fue compartido en el canal de la Conferencia Episcopal Argentina y sorprendió porque reflexiona sobre el incidente del Vacunatorio VIP: “Pienso en que tenemos la tentación tremenda de autodestruirnos, y de boicotearnos aquello que nos puede hacer bien”.

La polémica explotó cando Verbitsky contó que, gracias a una gestión de González García, logró inmunizarse salteando los pasoso administrativos que debe realizarse para recibir la vacuna contra el Covd-19. La revelación despertó un fuerte repudio social, que le costó el puesto al ministro de Salud. Su lugar será ocupado por Carla Vizzotti, quien asumirá esta tarde.

«La vacuna debe tener un alcance universal»

Monseñor Ojea, obispo de San Isidro y titular de la Conferencia Episcopal Argentina, señaló: “Ahora vivimos perplejos la politización de la vacuna. La vacuna, que como el Santo Padre nos ha dicho repetidas veces, debe tener un alcance universal, nadie debe quedar sin ella, y lo primero merecen recibirla aquellos que tienen la responsabilidad de los cuidados esenciales”.

En su mensaje para el primer domingo de Cuaresma señaló que “el Evangelio nos dice que el Espíritu lo lleva al desierto y así el Señor vive algo que es tan nuestro, que es tan humano: la lucha, el combate entre el bien y el mal, la decisión. Esto lo hace en el ambiente desierto, donde está despojado de todo, donde será solamente lo esencial: o el corazón para Dios o el corazón para otro lado”.

La primera en admitir que le le habían ofrecido vacunarse fue Beatriz Sarlo. Sin embargo, la existencia del Vacunatorio VIP salió a la luz el viernes cerca del mediodía, cuando el Verbitsky contó su experiencia. El caso escaló hasta que se supo que se había montado un centro de vacunación en el segundo piso del Ministerio de Salud, en pleno centro porteño, para inocular a políticos, sindicalistas, empresarios y famosos.

«La vacuna es para el bien de todos, no se pued politizar»

Entre los inoculados se cuenta el ex embajador en el Vaticano Eduardo Valdes, el ex canciller y ahora legislador Jorge Taiana. “Con esto tenemos que tener una gran delicadeza porque se trata de la vida y la muerte. Cuando nosotros estamos frente a la posibilidad de sostenernos en la vida, eso no se puede politizar. La vacuna es para bien de todos”, comentó visiblemente consternado por la situación monseñor Ojea.

“Pidámosle al Señor no ceder ante la tentación y la ruptura de la división, así es el espíritu del mal que nos lleva a romper, a cortar nuestra relación con la naturaleza dentro de nosotros mismos y con los hermanos y hermanas”, concluyó su mensaje el sacerdote. Vale recordar que, desde que se desató la pandemia, en la Argentina se registraron 51 mil muertos y más de dos millones de infectados.


Compartir