Investigan el robo de vacunas contra el coronavirus en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia

Compartir

Personal del centro asistencial detectó el faltante de 30 dosis de la vacuna Sputnik V. S inició un sumario interno y una investigación judicial.

Personal del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia constató el faltante de 30 dosis de la vacuna Sputnik V, que debía tener en su haber el centro asistencial y que, al hacer el recuento el día dispuesto para las inoculación no estaban. Se inició una investigación interna y, en paralelo, se radicó la denuncia en el Miniserio Público Fiscal.

Las vacunas llegaron a Chubut la mañana del martes 19 de enero. Eran 1.500: de las 300.000 dosis del segundo cargamento que llegó de Rusia. Fueron almacenadas en la sede central del Ministerio de Salud en Rawson. Así fue como,sea misma tarde, 500 dosis ya estaban bajo 18 grados en las heladeras de Comodoro Rivadavia.

Las vacunas se almacenan en la dirección del Área Programática Sur, un edificio ubicado en la esquina de las avenidas General Solari e Hipólito Yrigoyen, dentro del perímetro del hospital. Ese miércoles 20 de enero comenzó la aplicación de la segunda dosis de la Sputnik V. Hasta ese momento todo marchó según lo que se había estipulado.

Al día siguiente, el personal sanitario mayor de 60 años recibió la primera dosis. Fue en el área de rehabilitación. Eduardo Wasserman, director del establecimiento, informó que el hospital cede el espacio para la ejecución del plan de vacunación. No hace acopio: sólo se abre, se inocula y si hubiese excedente de las vacunas se devuelve.

Los últimos días de enero, personal del Área Programática Sur advirtió el faltante de la segunda dosis de la vacuna. Contabilizaron que había al menos 30 menos. Hicieron la denuncia por el robo el lunes 8 de febrero. Intervino el Ministerio Público Fiscal y la investigación quedó a cargo de la fiscal Andrea Rubio.

Al mismo tiempo, se inició un sumario interno para determinar la responsabilidad del personal en el hecho que es investigado como hurto. El último viernes la fiscal Rubio se presentó en el hospital junto a fuerzas policiales para recabar datos del hecho: solicitó las filmaciones de las cámaras de seguridad del establecimiento.

La investigación se orienta a determinar si, a través de las imágenes registradas por las cámaras de seguridad, se puede saber cómo fueron sustraídas las vacunas y quiénes fueron los autores del hecho. Hasta ahora no hay sospechosos, pero sí gran preocupación por la seguridad de las vacunas, un insumo vital en la lucha contra el coronavirus.


Compartir