Día mundial sin sorbetes: piden que se cumpla la ordenanza que prohíbe su entrega

Compartir

Desde el colectivo Más Río Menos Basura advierten que estos plásticos están entre los residuos que más se encuentran en la costa del Paraná

Las sorbetes plásticos se usan pocos minutos pero pueden tardar entre 150 y 400 años en descomponerse, por ese motivo la reducción del consumo de plásticos de un solo uso es una prioridad de los grupos ambientalistas. El Concejo Municipal aprobó a fin del año pasado una ordenanza que prohíbe la entrega de pajitas descartables en la ciudad, sin embargo su cumplimiento todavía es dispar.

En el marco del Día Mundial sin Sorbetes, desde el colectivo Más Río Menos Basura celebraron la aprobación de la ordenanza Nº 10.158 que prohíbe la entrega de sorbetes descartables en la ciudad. Y para acompañar la difusión de la misma lanzaron una campaña informativa a través de las redes sociales.

Según explicó el referente del programa Basura Cero del Taller Ecologista, Mirko Moskat, la ordenanza ya está en vigencia. «Si bien no podemos establecer aún el alcance de su cumplimiento, percibimos que es bastante desconocida aún, por eso quisimos darle alguna difusión».

Desde el colectivo de organizaciones Más Río Menos Basura recordaron que “los sorbetes no son reciclables y están entre los residuos que más encontramos en la costa del río Paraná» y advirtieron que “son muchas las opciones reutilizables y lavables, pero la verdad es que muchas veces los sorbetes no son ni siquiera necesarios”.

A nivel global existe una preocupación creciente por la contaminación por plásticos, en la que la producción y consumo de artículos descartables se encuentra entre las principales causas.

Desde Más Río Menos Basura invitaron a los comercios de la ciudad, en particular al sector gastronómico y a la ciudadanía, a ir más allá de esta ordenanza: además de cumplir con el no uso de sorbetes descartables, evitar otros elementos de un solo uso tales como vasos descartables, envoltorios plásticos para cubiertos, vajilla y revolvedores, entre otros.

En esta línea, en el Concejo Municipal se vienen debatiendo varios proyectos para reducir el uso de distintos elementos descartables. La ordenanza Nº 10.158 es fruto de esa discusión pero quedaron pendientes proyectos que abordan otros elementos, como bolsas de acarreo y vajilla descartable. “Las organizaciones esperamos que a la brevedad se retome esa discusión y se avance en una ciudad con menos descartables”, finalizaron.

El Día Mundial sin Sorbetes que se celebra hoy surgió con el objetivo de generar conciencia y difundir el rechazo al sorbete plástico.

Esta iniciativa es un proyecto de la asociación Low Carbon France que invita a todos aquellos que quieran sumarse a realizar acciones para exponer los riesgos ambientales del uso de los sorbetes.

La ordenanza rosarina que veda la entrega de sorbetes plásticos fue propuesta por la concejala Lorena Carbajal, de la bancada Socialista, con sus pares de bloque, Mónica Ferrero, Verónica Irizar y Lisandro Zeno, del Partido Demócrata Progresista; Susana Rueda, de Rosario Progresista; la presidenta del cuerpo, María Eugenia Schmuck, y Fabrizio Fiatti, de Creo.

La iniciativa se aprobó el pasado 17 de diciembre y prohíbe el expendio de sorbetes plásticos de un sólo uso en los comercios habilitados de la ciudad de Rosario, con excepción de aquellos productos que están empacados con el sorbete adherido, tales como envases tetra-brick de jugos o leche.

Y establece sanciones para los comercios gastronómicos que incumplan con esta medida que van desde el apercibimiento hasta multas monetarias en caso de incumplimientos.

Rosario no es la única ciudad en prohibir el uso de sorbetes. Ya lo habían hecho la ciudad de Buenos Aires y varias localidades de la costa atlántica como Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Mar Chiquita; también Mendoza y Ushuaia.


Compartir