Le dejaron una nota intimidatoria y una corona de flores con la leyenda: «Tu familia»

Compartir

El mensaje intimidatorio fue dirigido a los habitantes de un monoblock ubicado en Isola al 100 bis, en la zona sur de la ciudad.

Las amenazas son moneda corriente en la ciudad. Se dan por motivos diferentes y tiene modalidades disímiles. Las más frecuentes han sido, en los últimos tiempos, las balaceras contra frentes de viviendas. Suelen ser perpetradas por “tiratiros” -jóvenes armados sin nada que perder- que llegan al abrigo de las sombras en moto o en auto, disparan a mansalva y huyen a gran velocidad, sin preocuparse por el daño que causan.

Es una modalidad temeraria, porque la lluvia de plomo, aunque va dirigida contra las paredes, a veces va más allá y traspasa una puerta o el cristal de una ventana y más que amedrentar termina hiriendo a los ocupantes de la vivienda blanco de los disparos. Así fue como murió Tiziana Espósito, una adolescente de 14 años que recibió un impacto de bala en septiembre del 2020 cuando lavaba los platos en su casa de Magallanes al 2.700.PUBLICIDAD

También se han dado casos en los que las intimidaciones van acompañadas con carteles escritos a mano en los que no solo prometen un baño de sangre si no hacen lo que les dicen -pagar una deuda, entregar la casa- y que suelen ir firmados con una frase que popularizaron las bandas criminales sicilianas: “Con la mafia no se jode”. En ese mismo plan suelen acompañar el mensaje con una bala, para meter miedo.

Ayer la modalidad cobró un grado de sofisticación superior. Según denunció un hombre de 77 años denunció en la comisaría 15ª que en horas de la noche de este viernes dejaron en la puerta de su vivienda, ubicada en la planta baj del monoblock de Isola al 100 bis, una nota amenazante dirigida a tres de los ocupantes de los departamentos del complejo edilicio y acompañada de una corona fúnebre que decía “Tu familia”.

En el mensaje, escrito en con un marcador negro sobre una cartulina roja, se identificaba a las familias a las que iba dirigida la amenaza y se señalaba: “Nosotrso no rasriamos a la gente del barrio y no nos gusta que nos rastreen nuestra familia. La gente del barrio se cuida. AK no se roba más en el barrio” (dixit). Según los pesquisas, la intimidación tenía como finalidad que las personas apuntadas dejen de robar a los vecinos.


Compartir